Cortesía: Consciencia en equilibrio

¡Es padre trabajar en uno mismo!

Estamos viviendo un momento en donde la gente sonríe más a las cámaras fotográficas que a la vida misma, donde la forma de vestir se valora más que la de pensar, donde se llora más por perder el celular que por perder la virginidad, en pocas palabras, estamos viviendo una vida “sin sentido”, pero tiene un porqué…

¡Y aunque no me lo creas, el porqué tiene que ver con lo que está pasando en el Universo! En el 2012, ocurrió un movimiento natural del Centro de la Galaxia, donde aproximadamente cada 25 990 años empieza de nuevo su ciclo de movimiento y entramos a una ERA NUEVA, en esta caso la ERA DE ACUARIO.

Esto genera un aumento de energía, la cual es recibida por nuestro planeta (y por ende por nosotros mismos) causando varios efectos, entre los más importantes un aumento de frecuencia en el planeta. Al aumentar la frecuencia, imagínate una onda que va a aumentar sus momentos positivos, pero también sus momentos negativos.

Estos momentos negativos para el planeta están bien identificados: tsunamis, terremotos, volcanes, guerras, etc. En el ser humano, estos momentos negativos están representados por esta vida “sin sentido”.

Para poder compensar el aumento de energía y frecuencia, el SER HUMANO cobra toda la importancia, pues es el único SER VIVO capaz de aumentar su propia frecuencia vibratoria, ¿cómo? ¡Haciendo Conciencia!

Es por eso que esta ERA DE ACUARIO está representada por la conciencia, que de hecho está siendo toda una moda: ángeles, vibras, luz, bendiciones, psicólogos, coaches, brujos, bendiciones, paz y amor, la pulserita-rosario, el collar-mandala,  el tatuaje de OMMMM, etc.

¿Ahora bien, cómo puedo crear conciencia? De muchísimas maneras. Puedes ir con un brujo, un psicólogo, un coach, puedes hablar con ángeles, te puedes hacer reiki, en fin, hoy en día hay un sinfín de “terapias”, todas encaminadas a hacer conciencia y así elevar tu frecuencia vibratoria.

Si me preguntas, cuál de todas estas terapias es la que yo recomiendo, mi respuesta sería:

  1. Aquella que te ayude a encontrar tus propias herramientas, que te dé una respuesta de lo buscas en tu interior y que te enseñe a usarlo.
  2. Buscar una terapia que te ayude de manera individual. Asegurarte de que no están “jugando” con tu mente y que no estás entrando en un tipo de secta.
  3. Busca terapias que tengan puerta de salida.
  4. No creas en la inmediatez. Los resultados se dan con esfuerzo y a largo plazo.
  5. Y lo más importante, una terapia que no ponga el conocimiento fuera de ti, si no dentro.

Lo que yo propongo con mi metodología de conciencia en equilibrio es:

  1. Con qué herramientas cuento por el simple hecho de ser un humano.
  2. Saber interpretar lo que me está comunicando mi cuerpo.
  3. Tener en cuenta que las emociones están dentro de mi por una razón, todas y cada una, ¿de qué me sirven?
  4. En la medida en que tengamos idea de cómo funciona nuestra mente, entenderemos por qué tengo o no química con alguien, por qué atraigo ciertas cosas, por qué repito patrones, por qué mis pensamientos dictan mi destino.
  5. Ya que estás consciente de tus procesos como humano, es momento de hacer congruencia con esa chispita que tienes adentro y entonces descifrar el mensaje que me tiene preparada, ¿cuál es mi misión en la vida?
  6. De nada te sirve estar consciente de todas estas situaciones si no tomas decisiones.
  7. ¡Y a llevarlas a cabo! Hoy en día hay muchas técnicas de neuroplasticidad que te ayudan a hacerlo realidad.

En resumen, debes encontrar una terapia que REALMENTE te ayude a encontrar que es eso en lo que TÚ te tienes que poner a trabajar y te enseñe cómo hacerlo. Podrá tomar tiempo pero vale la pena y se va descubriendo poco a poco. Conforme te vayas sintiendo más feliz, me darás la razón y verás que ¡es padre trabajar en uno mismo!

Comentarios

Rosa Ochoa

Fundadora de Consciencia en Equilibrio y colaboradora en radio y televisión con la finalidad de ayudar a las personas a alcanzar el equilibrio, encontrar la misión personal y con base a los hallazgos puedan dirigir su vida con mayor claridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.