beeeeedollys

Científicos clonan Dollys sanas

El pasado 5 de julio se cumplieron 20 años desde la creación/nacimiento de Dolly, la primera oveja clonada de la que se haya tenido registro. Su existencia siempre fue, para algunos, un cuestionamiento a las leyes de la naturaleza, incluso a las implicaciones morales de jugar a ser Dios. De igual modo y para la felicidad de algunos, ésta no sobrevivió por mucho tiempo y eso parecía cerrar el capítulo de la clonación.

Su fallecimiento estuvo asociado a problemas en los huesos, un aspecto característico de la senectud ovina (borregos viejos, pues), por lo que se llegó a pensar que los clones eran propensos a envejecer con rapidez, pero tras un poco de investigación se descubrió que el deceso de Dolly había sido provocado por una infección viral que nada tuvo que ver con su condición de oveja clonada.

Foto: Museo Nacional de Escocia

Foto: Museo Nacional de Escocia

Por ello, la Universidad de Nottingham siguió experimentando con la clonación y se aventuró a hacer copias exactas de Dolly, sí, de sus propias células y hoy, nueve años más tarde de dar inicio el experimento encabezado por el biólogo Keith Campbell, quien también estuvo presente en la creación de la primera Dolly, se sabe que la clonación es viable y no está asociada con el envejecimiento prematuro, ya que hoy existen cuatro clones de Dolly totalmente sanos.

Lamentablemente Campbell falleció en el 2012 y no pudo dejar sus impresiones acerca de la complejidad de los 300 intentos fallidos para lograr una clonación y el panorama que ofrece esta capacidad. Sin embargo, haber dejado con vida estas cuatro ovejas de nombre Debbie, Denise, Dianna y Daisy y otros nueve clones de otras especies, dan paso a que la ciencia se desarrolle en otras áreas.

¿Qué implica que existan clones sanos?

Además de la controversia moral acerca de la capacidad de jugar a la Creación, poder crear clones sanos permitiría que existieran modificaciones genéticas y mejoras en la salud. Por ejemplo, un bebé nace aparentemente sano, pero sus riñones son incapaces de funcionar correctamente y su tipo de sangre es tan complicado de conseguir que sería imposible encontrarle un donante, por ello la única oportunidad de salvarle la vida sería realizarle un clon para conseguir el órgano o duplicar el órgano faltante y modificarlo para que funcione, pero un error en la modificación genética lo haría incompatible, pero crear otro ser vivo, sólo para desecharlo de inmediato ¿sería viable?

El debate al respecto sería similar al que se sostiene acerca de la permisibilidad de abortar, el derecho a la vida y las instituciones involucradas, incluso las religiosas, ya conocemos esa historia.

Sin embargo, el poder clonar animales, permitiría que existieran más cabezas disponibles para el consumo humano, lo cual aliviaría problemas de hambre en zonas en donde la comida escasea y dado que hasta ahora no se han encontrado diferencias entre las ovejas clonadas y las que no lo son, entonces sería alimento seguro, de buena calidad y si se escoge al ejemplar correcto, libre de sustancias que puedan causar cáncer o problemas a la salud como actualmente sucede con las hormonas inyectadas en las alas de los pollos.

13 animales clonados es toda la evidencia clara que se tiene de la viabilidad de la clonación, sus aplicaciones e implicaciones deberán ser debatidas exhaustivamente, sin duda, pero eso siempre pasa cuando el futuro se hace presente.

Con información de La Universidad de Nottingham, Scientific American y El País.

Saludos clonados,  Alberto Espinosa.

Comentarios

Alberto Salazar Espinosa

Mi mamá me tiró de chiquito en una biblioteca y ahora escribo para no matarme. Dos décadas de puro chale, disculpe, madame.