mezcal

6 datos curiosos que todo mezcalero debe saber

El gusto se rompe en géneros, eso sin duda, sin embargo, a pesar de que en algún momento era visto como el patito feo de las bebidas alcohólicas mexicanas, el delicioso mezcal se ha convertido en un destilado digno de los paladares más finos, (siendo así desde la época colonial, pero nos quisimos ver muy modernos haciéndole el feo).

De origen orgullosamente mexicano y con fama mundial, es el mejor acompañante de comidas y reuniones de todo tipo. Por eso y más, aquí 6 datos curiosos que quizá desconocías:

  1. ¿Agaves salvajes y domesticados?
    Sólo hay dos tipos de agaves que pueden cultivarse de forma regular: el agave espadín y el madrecuixe. Todos los demás son de naturaleza silvestres, es decir, nacen y se reproducen de forma natural, de esta forma su producción no puede  controlarse. Por esta razón, los mezcales de agave silvestre son un producto lujoso, escaso y que debe tomarse con responsabilidad.Untitled-2
  2. 100% artesanal mexicano
    Cuando se trata de un mezcal artesanal, el proceso de producción es casi completamente manual. Eso incluye desde el embotellado con jarra, etiquetado botella por botella y empacado personal.
  3. Con mezcal, sin resaca
    Al ser una bebida completamente orgánica. El agave es resistente a climas extremos por lo que no necesita fertilizantes, ni conservadores o sustancias sintéticas. Por eso el mezcal artesanal 100% de agave, si no se mezcla o combina con otras bebidas no produce cruda.Untitled-3
  4. ¿Mezcal hermano de la mezcalina?
    Muchas personas piensan que el mezcal está relacionado de alguna manera con la mezcalina. No, únicamente comparten similitud en el nombre pero no son derivado uno del otro. El mezcal se produce del agave (el buen mezcal es 100% agave) mientras que la mezcalina se obtiene del peyote (tan tan taaaan).
  5. Produciendo mezcal
    Actualmente se calcula en el país una producción de aproximadamente entre 8 y 9 millones de litros de mezcal al año y únicamente medio millón de litros se encuentra certificado por el COMERCAM (Consejo Mexicano Regulador de la Calidad del Mezcal).
  6. La bendición del agave
    El maguey fue bautizado por los españoles como “el árbol maravilla”, pues los indígenas lo usaban como bebida, alimento, medicina, para obtener fibras y para la construcción, entre otros. En el mundo existen 200 especies de agave y tan sólo en México se encuentra más de la mitad de ellas.Untitled-2 copy

 

 

Y nada más porque esta bebida es traída por los mismísimos dioses, aquí te dejamos el MEZCABULARIO.

El escritor oaxaqueño, Ulises Torrentera, ha elaborado un diccionario al uso sobre el mezcal.

  • Mezcólogo: el que estudia al mezcal, desde su historia hasta el proceso de elaboración.
  • Mezcalómano: persona afecta y aficionada al mezcal.
  • Mezcóforo: el que porta el mezcal. El que lleva el mezcal en las venas. También se le puede decir así al cantinero o mesero.
  • Mezcólatra: el que conoce la historia, los ritos, los procedimientos de elaboración, las propiedades y gusta y degusta mezcal.
  • Mezcalier: el que degusta mezcales. El término es una combinación de mezcal y sommelier. Evidentemente se contrapone a un término ya acuñado: tequilier.
  • Mezcófilo: literalmente, el que quiere al mezcal. Es aquel que prefiere al mezcal a otras bebidas pero su conocimiento para probarlo es limitado. Gusta de otras bebidas.
  • Mezcófago: el que, literalmente, traga, no bebe mezcal. Acaso tendrá dos acepciones. Si se dice que el mezcólatra es mezcófago bien podemos decir que bebe en cantidades industriales. También es aquel que bebe por beber, exageradamente.
  • Mezcasiarca: el que preside la mezcalaria. Es la versión mexicana del symposiarca o “jefe de banquete” griego.
  • Mezcalaria: toda fiesta que presida el mezcal.
  • Mezcanáuta: el que viaja a través del mezcal (cualquier cosa que signifique esto) y no se queda en el viaje.

Así que ya sabes, el verdadero “néctar de los dioses” ¡es el Mezcal!

Comentarios

Lesly Cid

Seguidora de esto y de lo otro, a veces aquí, a veces allá. Comunicóloga por profesión, filósofa de corazón. Adoradora de atardeceres. PR y escritora de tiempo completo.