bath-465577_960_720

¿Al agua pato?…¡así no! 5 errores comunes que cometes al bañarte

Lo tomes por la mañana o antes de dormir; lo utilices como un ritual de belleza o uno de higiene; obtengas una alarma revitalizante o incubes grandes ideas durante el proceso… si tu alternativa es ¡al agua pato! y lo haces en cualquiera de estas formas, oh-oh ¡tu cuerpo te pide que lo hagas diferente!

Usar primero shampoo 

Apuesto a que en tu rutina de limpieza jamás contemplarías colocar primero el acondicionador: ¡mal hecho! ¿por qué no? Cuando inviertes el orden de aplicación –incluso antes de entrar al baño– dejas que el producto repose en tu cabello y sus propiedades se multiplican.

Por eso éste se perfila como el error número uno de dicho ranking, es el más cometido. Recuerda, ponerte primero el acondicionador, déjalo reposar, enjuaga y entonces sí, es turno del shampoo.

Recolectar esponjas

Cambia constantemente los zacates, con el uso, tallada tras tallada, miles de bacterias y células muertas se adhieren a él,  al bañarte, las embarrarás por todo tu cuerpo. ¿Qué se siente traer mugre de hace algunos meses? Seguramente nada grato, por eso, renuévala cuanto antes.

Amar el agua caliente

Seguro has escuchado la expresión de agua para pollos. Sabrás que antes de que se conviertan en nuestra cena, es importante quitarles las plumas, semejante labor sólo se logra con “el agua para pollos”. Ahora traduce el daño en tu cuerpo con agua demasiado caliente.

¡Ahí te va!: debilita tu pelo, afecta la circulación e incluso promueve la depresión. Ahora tienes una razón más para preferir el agua fría.

Rasurarte antes

Nuevamente la afectada es la piel. Aunque lo hagas frecuentemente o el humor del tiempo no sea bueno y te apresure para llegar al trabajo, si dejas que el agua la remoje, después de enjabonar, tallar y enjuagar, tu piel estará lista para darle paso al rastrillo. El vello estará más dispuesto para ser podado. Una vez suave y húmedo podrás removerlo sin problema.

Bañarte maquillada

Antes de la ducha, quita la pintura con desmaquillante pues si bien, “el agua lo limpia todo”, los productos de belleza, en su mayoría, no están hechos para quitarse con agua y jabón, además, las partículas de polvo e impurezas se acumulan en tus poros promoviendo envejecimiento prematuro y acné.

 

Comentarios

Magali Pérez Valdez

Adicta a las palomitas y a las películas, especialmente en tardes lluviosas. Baila por distracción y ríe por convicción. Cree que la frase del buen Monsiváis "Somos los de siempre, pero nunca somos los mismos"aplica todos los días con ella.