maxresdefault

Obras de arte para poner el grito en el cielo


¡El arte! Bendito arte que nos hace deleitarnos. Sensibiliza a la más dura de las personas, sí, pero también escandaliza a las más serenas. En el principio de los tiempos (bueno, no, no tan atrás) el arte se tuvo por todo lo alto. Personas (adineradas) pagaban a otras (no tan adineradas, pero talentosísimas) para realizar obras, dígase retratos, obras de la biblia o cuanta cosa desearan.

¿Qué pasó después?, el arte se hizo abstracto y uno ya no era fácil saber de qué se trataban las obras. Estaba presente la mente del artista y la conceptualización que él deseara. Por supuesto, hubo a quien esto le pareció la más grandiosa fórmula y otros que ya no consideraron arte a estas manifestaciones.

Pasa que luego ya no nos gustó tanto lo que veíamos. Entonces lo que se pensó como artístico terminó como escándalo. ¿Qué se vale y qué no?, ¿qué es arte y qué no? Para gustos los colores, pero para escándalos nos pintamos solos. Te presentamos 10 obras artísticas que hicieron a la humanidad (ok, ok, a unos cuantos) poner el grito en el cielo.

10.- Damien Hirst – Madre e hijo divididos  (1993). Aunque de naturaleza artística, no fue bien vista la separación que esta obra representaba. A pesar del éxito arrasador que tuvo hubo quien no se sintió cómodo al ver una vaca y un cordero (su hijo) separados y cortados sumergidos en formol. ¿Qué te parece?

Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

 

9.- Marcel Duchamp – La fuente (1917). A pesar de lo que Duchamp representó para el arte el siglo pasado, poner un mingitorio al revés no pareció hacer gracia. Incluso la Sociedad de Artistas Independientes se pronunció en contra.

Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

 

8.-Tracey Emin – Todas las personas con las que dormí 1963-1995 (1995). Que cada uno duerma con quien quiera, pero cuidado de hacer una instalación que lo muestre. Ella buscó romper con los tabúes de la sexualidad femenina colocando en una casa de campaña los nombres de las personas con las que durmió. No lo consiguió y hubo quien puso el grito en el cielo. Bueno, que ni siquiera se trataba de personas con las que hubiera dormido en físico. Al menos no en todos los casos.

Cortesía El País.

Cortesía El País.

7.-Pablo Picasso – Las señoritas de Avignon (1907). Ahora los proyectos de Picasso valen muchísimo dinero. Se entiende, se estudia y se explica su concepto artístico, pero no fue así en 1907. La pintura mostraba a las prostitutas de un burdel en Barcelona, así que líbrennos los cielos de que una pintura con ese contenido se considere arte.

Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

6.-John Singer Sargent – Madame X (1883-1884). Mira la pintura… ¡Exacto!, tampoco nos explicamos qué hay de malo en ella. Pero si prestamos atención a la fecha de realización, bueno. Resulta que en aquel entonces pareció que el escote no era el correcto, tampoco les gustó la piel tan blanca y, como extra, la original tenía un tirante caído. Ah, claro, era tal la inmoralidad en una pintura que se mandó a repintar.

 

Cortesía CNN.

Cortesía CNN.

 

5.-Richard Serra – Arco inclinado (1981). Esta pared instalada causó más molestia que asombro o curiosidad por su interpretación. Quienes transitaban por esta plaza de Manhattan se sentían molestos, pues era un objeto que estorbaba, según su percepción. Total que ganaron y la pieza fue retirada.

 

Cortesía CNN.

Cortesía CNN.

 

4.-Marcus Harvey – Myra (1995). ¿Un retrato que no muestra piel, no es sexual, no es una instalación y no impide el paso? Pues sí, con la peculiaridad de que se trata de la asesina de infantes Myra Hindly. A pesar de que su realización fue impecable no dejó a todos muy contentos cuando se presentó en la Real Academia de Londres dos años después de su realización.

Cortesía Internet.

 

3.- Andrés Serrano – Piss Christ (1987). Se trata de la fotografía de un crucifijo sumergido en orina. Evidentemente muchos consideraron a esta pieza una falta de respeto y una muestra de intolerancia. Si ya de por sí es controvertida, en 2011 un grupo de fundamentalistas católicos intentó destruirla a martillazos.

 

Cortesía CNN.

Cortesía CNN.

 

2.-David Černý – Tiburón (2005). Una escultura sumergida en un tanque con formol (te recordó a las vaca y el ternero que pusimos en este conteo, lo sé, de ahí agarró la idea). ¿Lo controvertido? La persona sumergida es Sadam Hussein, razón para prohibirla en 2006 por Bélgica y Colombia. ¿Porque apoyaban a Hussein? Para nada, por miedo a las consecuencias.

 

Cortesía Taringa

Cortesía Taringa

 

1.- Miguel Ángel – David (1501-1504). ¿Un desnudo en el siglo XVI? No’mbre, no es por eso, de hecho era entre los renacentistas completamente normal. Se trata de lo que sucedió este mismo año. Sí, así como lo leen, esta obra realizada hace poco más de 500 años fue censurada en Rusia durante una muestra pública. Una ciudadana de San Petesburgo pidió a la Defensoría de los Derechos de los Niños de la ciudad retirtarla porque es inapropiada para niños y transeúntes. Y ya entrados en el chisme, les cuento que esta mujer está haciendo toda una movilización porque, dice, este “gigante” estropea la visión histórica de la ciudad y paraliza el alma de los niños (WHAT?).

Cortesía Farenheit.

Cortesía Farenheit.

 

Y ya por último, no podía hablar de gritos sin este clásico:

Cortesía Wikipedia.

Cortesía Wikipedia.

Ahora sí, me despido

 

 

¿Cuál te escandalizó más?, ¿conoces otro escándalo?

 Se vale decir la del usuario que olvidó sus lentes
en un museo y todos pensaron que era arte, bueno, esa es mi favorita.

Repensando el arte, Jessica Montoya

Comentarios

Jessica Montoya Piñón

Dieciséis años he sido estudiante. Tan tradicional que todo parece indicar que tengo cuarenta desde los quince. Quasi-comunicóloga, quasi-escritora y quasi-Madame.