Cortesía Tumbrl.com

Bienvenido a Nefastópolis: Cómo sobrevivir a la cruda

Ya estás impaciente y el celular no para de sonar: es tu bro que te invitó a chelear. Tú vas tranquilo ¿qué puede pasar?, sin pensar que ya te tomaste tres cubas de más. La fiesta está en su punto y no quieres parar, aguas con esa morra que fue la primera en vomitar. Ella te mira, se acerca y te besa, pasaron la noche juntos no hay duda; Bienvenido a Nefastópolis: Cómo sobrevivir a la cruda.

Si ya te bailaste (o piensas hacerlo) ten por seguro que aunque hagas un pacto con tus cuates, lo que pasa en la fiesta Facebook lo recuerda así que mucho cuidado porque puedes salir quemado. Pero si nada de eso te molesta y lo que quieres es YOLEAR como si no hubiera mañana toma nota, para que la cruda no sea tan cruda y puedas disfrutarla.

Cortesía Giphy.com

Cortesía Giphy.com

  • No duermas más de lo que tu cuerpo te pida.

Es normal, estás cansado/a, y lo que menos quieres es abrir los ojos. Pero déjame decirte que si te mantienes así por más tiempo, esta situación puede empeorar. Así que no te preocupes de qué tan podrido puedas parecer, porque incluso si te levantas y a otra cosa mariposa, se te va a olvidar.

  • Conéctala

No te digo que te vuelvas a enfiestar. Con una cervecita bien fría que te tomes poco a poco tienes para restaurar el equilibrio vital: La cruda da porque ya no hay el exceso de alcohol que consumiste, y tu cuerpo sufre porque extraña esa sensación (Como cuando tu amorts te cortó y llorabas por eso, y sólo querías verla/o para sentirte un poquito mejor). Por eso todo con medida. Está bien que consientas a tu cuerpecito, pero no lo dañes tanto.

Cortesía Giphy.com

Cortesía Giphy.com

  • Toma leche

Leche o cualquier producto lácteo (que no sea queso), ya que funciona como una barrera protectora que te cuida de los ácidos que se generan en tus intestinos de tanto tomar alcohol; aunque suene escalofriante, te aseguro que es una buena opción.

  • Aléjate del agua

Yo sé que es vida y que todo se soluciona con ella, pero es lo peor que puedes hacer, porque aunque no lo creas tanta ligereza puede caer pesada, y en ese caso serás el segundo o el tercero que vomite por el atracón (es una mejor opción para cuando sigues entonado, o antes de enfiestarte).

  • Come algo pesado

A romper la dieta, damas y caballeros, aquí se vale de todo: sopes, tacos, gordas, quesadillas, pambazos (qué rico), y todo el sabor mexicano que tanto nos gusta: esto te ayudará a asentar el estómago otra vez y ponerlo a trabajar en su rutina habitual. Mucho ojo, ya que debes procurar ir lento y contento, y evitar la comida muy grasosa (pero muuuuy grasosa)

Cortesía Giphy.com

Cortesía Giphy.com  “come”

No olvides llevar tus lentes de sol, porque aunque la fiesta sea de noche, recuerda que los ojos son la ventana del alma, y al día siguiente estará destrozada. Así que disimula la divertida y a la manera Marvaz disfrutar esa cruda.

Comentarios

Rubén Márquez Vázquez

Soy un chavo súper relajado. Me gustan las actividades extras, pues en cada oportunidad siempre hay algo nuevo para aprender, y las experiencias nuevas son las que llenan el alma de sabiduría y de risas la hora del café.