hobbies, niños, diversión, capacidades, potencial, Chale Madame,Alicia Rábago

¡Cada quien con sus hobbies!

Hablar de hobbies pareciera que no tiene ninguna relevancia pero increíblemente a través de realizar una actividad u ocupación meramente por placer durante el tiempo libre, nos puede proporcionar mucho más satisfacciones y alegrías de las que pensamos. Hablar de hobbies es hablar de gustos, de placeres, de entretenimiento, de pasión, de sacar ese verdadero yo que aflora cuando estamos realizando algo que realmente nos gusta.

Existen cuatro categorías básicas de hobbies:

-Colección

-Destreza

-Relacionadas con las ciencias

-Desempeño

Como los juegos, los hobbies son placenteros, sin presiones externas y es por eso que pueden ser de gran ayuda en la vida de cualquier persona, ya que esta actividad se realiza sin presión, fuera de todo ámbito formal podemos descubrir en nosotros o en nuestros hijos habilidades, gustos, capacidades y el potencial.

Cuando estamos realizando nuestros hobbies se muestra nuestro verdadero yo, no hay competencia y todo se hace de manera relajada.

Como padres es una gran oportunidad para descubrir en nuestros hijos su manera de observar, conocer, investigar, analizar, sin todos esos obstáculos de ser juzgados o de tener una presión constante de pertenencia o de cubrir con ciertas expectativas.

La mayoría de los hobbies pueden generar automotivación y realización, además de ser un momento en el que se hace lo que se gusta, se disfrute y sea un tiempo invertido en algo que nos hace sentir bien.

A través de los hobbies se pueden enseñar a los niños diferentes habilidades o capacidades, tales como la administración del tiempo, el orden, el ahorro, la organización, entre otros.

Tenemos como padres aprovechar cualquier oportunidad para tener comunicación con nuestros hijos, aprenderlos a conocer y compartir con ellos esos momentos que forman parte importante de su vida.

Comentarios

Alicia Rábago

Especialista en orientación familiar, inteligencia emocional y educación. Master en psicología infantil.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.