Imagen: www.chilimbalam.com.mx

Receta de chamoy casero, fácil y delicioso

El chamoy es un producto que sin dudarlo le da un toque único a nuestras botanas, gracias a su sabor ácido pero al mismo tiempo dulce y picante que permite combinarlo con frutas como el mango, sandía, pepino, naranja y con botanas o dulces como las gomitas, ideales para una tarde tranquila, después del trabajo o escuela.

Pero así como cualquier salsa el Chamoy también tiene su origen, fue gracias a la tropicalización e imitación del  umeboshi, un plato tradicional japones basado en el encurtido del ume, (una especie de ciruela color marrón que se sirve en el centro de un plato con arroz para representar la bandera de japón cuyo sabor es saldo y acidito).

En México es preparado a base de diversas frutas deshidratadas, sal, azúcar, chile y agua. Funcionaba únicamente como un condimento en po02lvo pero posteriormente surgió como una salsa agridulce de origen poblano en la comunidad de San Francisco Tepeyecac, perteneciente al municipio de San Martin Texmelucan Puebla, de la cual se puede disfrutar con tan solo bañar los trocitos de fruta en un platón al centro de la mesa.
Pero como todo es más rico hecho en casa y no tenemos por qué limitarnos cuando de placeres gastronómicos se trata, te dejo la receta para que puedas preparar tu propio chamoy de chabacano y  utilizarlo cuando quieras.


Necesitas: 

Dos tazas de chabacanos deshidratados
Una taza de ciruela pasa
Una taza de jamaica
Dos tazas de agua
El jugo de una naranja
1/2 taza de vinagre
1/4 de taza de jugo de limón
Sal al gusto
Colorante vegetal rojo
1/3 de taza de azúcar
2 cucharadas de chile piquín

Es necesario dejar desde un día antes todos los chabacanos marinando en el agua con el vinagre, jugo de limón y sal. El día de la preparación de tu chamoy pon en una olla con agua los chabacanos, la ciruela, la jamaica y cuece por 10 minutos. Una vez cocidos, se licua con un poco del agua de cocción y añade el azúcar, sal y chile piquín. Posteriormente,  se pone a fuego lento la mezcla obtenida, se añade el colorante vegetal hasta que espese y se deja enfriar para añadir finalmente el jugo de naranja, mezclar de nuevo y ponerte creativo para bañar tu fruta favorita, decorar alguna rosca de frutas, ponerle a los dorilocos, micheladas, chamoyadas y demás.

Si te sobra, puedes guardarlo en el refrigerador para otra ocasión, pues tiene una duración de dos semanas. No olvides compartirnos el resultado y disfrutar.

 

Comentarios