misión personal, conciencia en equilibrio, coach en desarrollo personal, chale madame

¿Cómo encontrar tu misión personal?

La misión personal… Un concepto tan abstracto y subjetivo que ni siquiera tiene un significado oficial y que significa “tanto” para muchos de nosotros, porque, apoco no, algunos sentimos que “somos especiales”, sentimos que realmente nuestra vida debe de tener un “destino que seguir y que lograr”, sentimos que hay “algo dentro de nosotros” que al encontrarlo nos dirá aquello que nos tenemos que poner a hacer en esta vida y que, al hacerlo, encontraré el “significado de mi vida”.

En fin… ¿existirá nuestra misión personal? Y de ser así, ¿cómo encontrarla?

La respuesta depende de ti, y depende de lo que quieras creer.

Yo no sé si en lo que yo creo sea correcto, pero sí sé tres cosas que seguro no son la “misión personal”

  1. No te vayas con la finta de que la “misión personal” la encontrarás en el plano superficial. Me metí a internet, para ver si encontraba el significado de “misión personal”, y además de no encontrarla, me di cuenta de que la mayoría de los autores traducen “misión personal” como objetivos en la vida (llegar a tal puesto laboral, comprar tales bienes, juntar tanto dinero), y los que tratan de profundizar un poco más, traducen la “misión personal” como ejercer la profesión que más se adecua a tus gustos y personalidad. No me imagino a un Dios tan perfecto y sabio, creando un universo tan perfecto y tan sabio, creando a un ser humano tan perfecto y tan sabio, para que: llegue a ser millonario, o para que le dé a lo que va a estudiar: ¿Administración del tiempo libre?
  1. Tampoco te vayas con la finta de que la “misión personal” es: ¡Ser feliz!

Aunque suena bastante lindo, en mi experiencia es todo lo contrario. Encontrar tu misión personal es un camino bastante doloroso, bastante retador, en mi experiencia, encontrar tu misión personal, es luchar contra ti mismo, tus costumbres, tus experiencias, tus necesidades más humanas, y eso duele.

  1. ¡Y por último! Cuántas veces no has escuchado la frase: “la finalidad de la vida es aprender” y esto creo que es donde tienen razón, pero ¡QUE!, todos somos diferentes, con experiencias y personalidades diferentes, no habemos dos iguales, de tal forma que no todos tenemos que aprender lo mismo!

¿Qué es lo que yo tengo que aprender? ¿De qué se trata la lección de MI VIDA? ¿Cuál es mi verdadera misión personal?

Y entonces este es el punto donde te platico mi idea y en lo que creo sobre la misión personal:

Para mí, cada uno de nosotros, traemos un “mensajito” del más allá, un mensajito oculto dentro de ti, un mensajito que te dice qué es lo que tú tienes que aprender.

La forma en que te lo “expresa”, suele no gustarnos tanto, pues es doloroso y muy significativo para ti, pero velo de esta forma, si no fuera doloroso, no lo voltearías a ver y no lucharías para erradicarlo.

Te voy a poner un ejemplo: Una mujer, que fue la mayor de 5 hermanos, su mamá siempre ABUSABA de ella, porque le pedía que atendiera a sus hermanos, por su parte, su papá que era un holgazán, siempre ABUSABA de ella pues le pedía que le trajera las cervezas y que lo atendiera mientras estaba con sus amigotes. Entró a la escuela y adivina que! Sus amiguitos siempre le copiaban en los exámenes, si ABUSABAN de ella. Entró a trabajar, y que mala suerte!, le tocó un jefe que ABUSABA de ella y la tenía hasta las 2 am trabajando para ponerse las medallas él. Por fin se caso, y claaaaro, con un holgazán que ABUSABA de ella, pues no aportaba nada para la casa.

¿Cuál crees que es el mensajito que esta mujer trae en su interior? ¿ Cuál crees que sea su misión personal? ¡Adivinaste!, ella debe de aprender a NO SER ABUSADA.

Claro que el ejemplo es muy fácil de ver, pero creme, nosotros también lo podríamos ver así de fácil en nuestras vida, el problema está en que lo percibes (por que no te queda de otra), pero te paras en una postura de irresponsabilidad total!, le echas la culpa a todos menos a ti. Y es cuando entonces culpas a la vida de lo feo que te tocó y te colocas en una posición de víctima, entras a un círculo vicioso, te enfermas, y te enrolas en esta vida de sin sentido, para no sentir tanto dolor, llegas al último instante de tu vida, y te das cuenta que caíste en la trampa de este juego: No te hiciste responsable de tu misión personal.

Si esta mujer lo hubiera hecho consciente, hubiera trabajado por no ser abusada, y llegaría un momento en donde ya lo sabe trabajar, llegaría el momento de decidir que estudiar y solito la vida se lo pone fácil, pues sabe que lo que tiene que estudiar es “derecho” (para defender a otros contra los abusos) y trabaja en contra de los abusos siendo la mejor abogada (¡claaaro, por que le apasiona tanto luchar contra el abuso, que para ella no es un trabajo! ¡Es su pasión! ¡Es su misión!) y se daría cuenta que ahora lo que necesita es ayudar a los demás (y empieza a luchar en contra de los abusos de los más necesitados, ganando el premio nobel de la paz! ¡Wooow!) Y todo, para que un día, de la nada, llegue el momento más esperado, encontrar que la vida se trata de hacerte responsable de tu dolor y ayudar a los demás a encontrarlo, esto para mi, es la misión personal.

¿Que cómo encontrarla? Utilizando el mejor regalo y recurso que te pudo dar Dios, TU CONSCIENCIA.

Comentarios

Rosa Ochoa

Fundadora de Consciencia en Equilibrio y colaboradora en radio y televisión con la finalidad de ayudar a las personas a alcanzar el equilibrio, encontrar la misión personal y con base a los hallazgos puedan dirigir su vida con mayor claridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.