14355573_10210540786774499_68878718571294548_n

Crónica de un can enfermo

Su nombre es Bambino y es un chihuahua oriundo de la Ciudad de México. Él como muchos otros perros gusta de tomar baños de sol, comer croquetas fuera del plato, sacudirse y recibir besos en la panza. Bambino llegó a casa una noche de verano siendo tan sólo un cachorro de dos meses.

El noble can tiene una hermana mayor llamada Chavela, famosa por ser la perra más antisocial y fresa de la cuadra comparada con él, un cachorro lleno de energía y dispuesto a hacer amigos, aunque no siempre lo logra.

Bambino hizo algo que no debía, el fin de semana devoró un trozo de papa, alimento humano que contenía grasas saturadas las cuales le han provocado un terrible malestar estomacal. Su veterinario de cabecera en conferencia ,informó lo siguiente:

-El can aquí presente, ha generado demasiados jugos gástricos que no puede procesar correctamente, por ello ha vomitado sin parar. Las causas de tal enfermedad pueden ser estrés,  alguna falla en su sistema digestivo o bien, ingirió algún alimento humano que no debía de comer. Finalmente presenta inflamación en el ganglio derecho y su garganta está irritada

El veterinario apuntó a la dueña como la única responsable de la salud de Bambino, por ello la buscamos y obtuvimos  el testimonio de la ya sonrojada ama, esto fue lo que dijo:

-Se me acusa de no cuidar a mi cachorro, pero fue un error que comete cualquiera. Mi perrito cogió la comida del suelo al derramar un poco de mi plato y en un descuido se lo comió, no pensé que tendría consecuencias graves.

Sin embargo todo señala a la dueña como la presunta culpable de que el cachorro recibiera cuatro inyecciones, bastante dolorosas, y tenga que estar en tratamiento por tres días. Anteriormente Bambino ya había sufrido percances estomacales, después de tragar una aguja con todo e hilo, saquear un bote de basura y masticar las pinzas para colgar la ropa, pero nada de eso le había provocado una sesión completa de vomito como la que vivió el pasado  fin de semana.

Es así que el veterinario nos recomienda atender las siguientes indicaciones sé es que, nuestra mascota se enferma:

  • Llevarla con el veterinario
  • Mantener al corriente su cartilla de vacunas
  • No automedicarlo
  • No dar remedios caseros
  • Observar y luego informar a su veterinario, cada uno de los síntomas que su mascota tiene
  • Mantenga a su mascota y espacio donde vive limpio
  • NO LE DE COMIDA AJENA A SU DIETA
  • Amelo y apapachelo mucho

Tener una mascota requiere de diversos cuidados, es una responsabilidad que bien vale la pena vivir.

Hoy el can se recupera favorablemente, bajo una dieta blanda, proteínas, caminatas cortas y muchos apapachos, comienza a estabilizarse. Su dueña asume la consecuencia de su descuido pagando las consultas del veterinario, el medicamento y  la indiferencia de Bambino.

Consulte a su veterinario de confianza

Comentarios

Marisol Esquivel López

Soy lo que sé pero lo que no, también soy. Repito palabras, leo lento, cantinfleo y lloro como Chavela Vargas. Entusiasta seguidora de lo nacional, curo las penas con mezcal. Soy lo que quiero y a veces lo que tengo que ser, más Chale que Madame.