Flamencos

5 destinos obligatorios para el viajero verde


El calor del mundo está aumentado y las gotas de sudor que tenemos todo el día en la frente lo saben. Además de que pareciera que no es necesario ir a la playa para conseguir la piel morena porque las quemaduras del sol en la ciudad están a la orden del día. Es tiempo de pensemos verde y comencemos a cuidar el maravilloso planeta que tenemos; y no sólo lo digo yo, ¿viste que llegó a México Leo DiCaprio para salvar a la vaquita marina?

Sin embargo, el mundo no es precisamente un pañuelo, es un lugar enorme con muchísimas cosas por conocer, razón suficiente para que amemos estar de pata de perro e ir a dar el rol. Pero, claro, déjame decirte que muchas veces hacer turismo es de las cosas más contaminantes. Calma, calma, que para esos viajeros natos,  les tenemos 5 destinos en los que se puede realizar turismo sostenible y ¡TODOS ELLOS ESTÁN EN MÉXICO!

¿Que hay que ver en México?

Nuestro país tiene muchísimo por descubrir, y, claro está, cuando se trata de destinos, queda aún mucho por descubrir. No importa que México represente sólo el 1% de la superficie total de la tierra porque con este pedacito nos basta y sobra. Somos hogar del 12 % de la biodiversidad que hay en el mundo, 176 áreas protegidas, el mayor número de especies mamíferas y el cuarto lugar en número de especies salvajes. ¿Necesitas más?

Pues sí, muchos de estos destinos no están protegidos como deberían. Hay playas preciosas que han dejado de serlo por la cantidad de basura y otras cuestiones de humanos non gratos. Sin embargo, ha llegado fuerte el ecoturismo para todos aquellos que viajan de manera responsable. Ya, sin más preámbulo, te dejo los 5 destinos imperdibles para el viajero verde. 

1.-Holbox, la isla de los flamencos rosas

Estoy segura que ya has escuchado de este destino. Y cómo no, si entre las especies marinas que tiene destacan el tiburón ballena o las tortugas marinas. Aquí vas en la lancha escoltado por delfines y pasas a ladito de los flamencos. Si te interesa este destino tienes tres paradas obligatorias:  Isla Pájaros, Isla Pasión y Cenote Yalahau. Con esto ya garantizaste una experiencia completa.

Además de admirar el paisaje natural puedes realizar otras actividades. ¿Pescar? Se puede, ¿snorkel? hay, ¿cocinar ceviche? Por supuesto, en un navío en medio del mar. Aunque claro, olvídate de que aquí circulen autos o haya asfalto. Es un verdadero encuentro con la naturaleza.

Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

2.- Nuevo León, Cascadas Gigantes

Si de plano no eres una persona de mar, te tengo un destino de montañas. No dudes ni un segundo en ir a Nuevo León. Tiene para ofrecerte cascadas monumentales, grandes rocas, cuevas de impacto, y otros atractivos del estilo. Pero vámonos por partes y vámonos con calma.

Si lo tuyo son las travesías, aquí tienes una que dura ocho horas, en el Parque Nacional Cumbres de Monterrey se puede realizar un recorrido por el Cañón de Matacanes. Aquí vas a recorrer caídas de unos 27 metros de altura. Si lo tuyo son los cañones entonces debes visitar los cañones del Salto y Laberinto, ideales para descenden en rapel ¡esa son aventuras y no las que tengo en casa! (perdón, mamá, me hackearon).

Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

3.- San Luis Potosí

Si de biodiversidad de trata no hay manera de no hablar de San Luis Potosí. El territorio con más cascadas de México encierra una gran parte de la Huasteca Potosina, que se extiende desde la Sierra Madre Oriental hasta las cercanías con el Golfo de México. Vale la pena visitar el Jardín Escultórico Surrealista de Edward James del que segurísimo has escuchado hablar. Te cuento que es una  obra artístico-ecológica con más de 300.000 metros cuadrados lleno de a cascadas y piscinas naturales, ¿puedes imaginar algo mejor que esto?

Y ya ahí, casi a ladito, se encuentra Aquismón un bellísimo pueblo cuya mitad de la población es indígena y hogar del también famoso sótano de las golondrinas. Se trata de una cueva que es refugio natural de aves. ¿No te impresiona? ¿Qué tal si te digo que tiene las dimensiones de tres campos de futbol? Es un imperdible si de bellezas naturales se trata.

Cortesía Internet

Cortesía Internet

4.-Valle de Bravo, el santuario de la mariposa monarca

Estamos hablando de cosas serias, y es que Valle de Bravo fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Y no es poca cosa. Este destino es uno de los más visitados durante el invierno, pues el espectáculo natural es una cosa fascinante: la migración de la mariposa monarca de Canadá a México. Si estás interesado te recomiendo que visites Cerro Pellón, es una de las áreas más nuevas de toda la reserva y por ello, no tan concurrida. Además de todo, puedes quedarte a acampar ahí.

Cortesía Grupo SIPSE

Cortesía Grupo SIPSE

5.- Coahuila, 500 metros bajo tierra

Las experiencias green no están completas sin este último destino. Hay que visitar el Área Natural Protegida Sierra de Zapalinamé, en el estado de Coahuila en donde las excursiones al mirador son obligatorias para poder tener una vista del paisaje natural que no se repetirá en toda tu vida.

Entre los principales atractivos se encuentra en Cañón de San Lorenzo o el avistamiento del vuelo de las guacamayas enanas, endémicas de la región. Aunque si lo tuyo es estar bajo tierra, debes acudir al pueblo mágico de Parras. Desciendes 500 metros bajo tierra en el Fuque, un túnel subterráneo que recorre un río que nutre de agua sus verdes paisajes y los cultivos de nueces y uvas de la zona. ¿Qué?, ¿no es lo que esperabas encontrar bajo tierra? Entonces puedes acudir en un jeep al arroyo del durazno, lugar donde se han encontrado numerosos fósiles y osamentas de mamut.

Cortesía Internet

Cortesía Internet.

 

Así que anímate a dar el eco-rol y, claro, contribuye a que estos destinos paradisíacos puedan seguir siendo deleite de otros viajeros del mundo

 

Empacando las maletas, Jessica Montoya

 

 

Comentarios

Jessica Montoya Piñón

Dieciséis años he sido estudiante. Tan tradicional que todo parece indicar que tengo cuarenta desde los quince. Quasi-comunicóloga, quasi-escritora y quasi-Madame.