foco

¿La luz artificial enferma?

Entre los mitos de la abuela se encuentran: “¡No te pegues tanto a la tele porque vas a quedar ciego!”, “si comes mucha sal te convertirás en borrega”, incluso, los antiguos libros de texto relataban la historia de un niño cuyo estómago fue maceta de un enorme árbol como consecuencia por haber comido frijoles crudos pero… ¿LA LUZ? ¡Nunca habíamos escuchado que fuera la culpable de múltiples enfermedades!

Sabemos poco si la revista científica Current Biology, donde se publicó el reciente estudio,  sospechara de estos míticos relatos, pero lo que sí sabemos es que la investigación reveló que la luz artificial constante tiene severas consecuencias para la salud –los pobres huesitos de los ratoncillos con los que hicieron las pruebas lo demostraron.

Según la líder del estudio del Centro Médico de la Universidad de Leiden, en Holanda, Johanna Meijer, problemas como la osteoartritis son producidos por el desequilibrio entre la luz natural y la oscuridad, al que todo ser humano debe estar sometido.

¿Cómo lo descubrieron? Durante  semanas los estudioso midieron varios parámetros de salud mientras los ratones eran expuestos a la luz o a la oscuridad –a los pobres los iluminaban en la madrugada, tarde, mañana… alterando su reloj biológico– el resultado: los mini cerebros de los roedores que tuvieron una mayor relación con la luz redujeron su actividad hasta 70 por ciento, principalmente, en el funcionamiento del sistema nervioso. Por si fuera poco, ¡los esqueletos de los animales redujeron su fuerza! estaban en condiciones que sólo con bacterias o virus pueden observarse.

La buena noticia es que los investigadores descubrieron que los daños pueden revertirse cuando todo vuelve a la normalidad (nuestros amigos dientones volvieron a tener huesos grandes –quizá no tanto– pero fuertes sí).

¿Quién dijo que la luz artificial no era dañina? Al menos no como se pensaba, cerca del 75% de la población mundial está expuesta a luz durante la noche –por trabajo, por ejemplo–  ¿Verdad que , al menos, procurarás apagar la luz al irte a la cama?

Comentarios

Magali Pérez Valdez

Adicta a las palomitas y a las películas, especialmente en tardes lluviosas. Baila por distracción y ríe por convicción. Cree que la frase del buen Monsiváis "Somos los de siempre, pero nunca somos los mismos"aplica todos los días con ella.