Cortesía Facebook Jum n' fun 5K

¡Diviértete en esta carrera de inflables!


¡Ya llegó su regalo de reyes! ¿Quién no quiere volver a sentirse niño? Jump n’ fun sabe que todos daríamos lo que fuera por volver a correr como locos sin que nada importe. Es por eso que hizo todos nuestros deseos realidad con esta impresionante carrera de inflables (YEI). ¿Te parece poco? Pues como nos conocen, y la obvia respuesta es “sí”, le pusieron obstáculos.

Comienza el año corriendo cinco kilómetros y pasando las pruebas de 11 mega inflables. Diviértete en grandre entre resbaladillas, bolas gigantes corriendo hacia ti, colchonetas, paredes y todo lo que te imagines. Lo mejor es que no tienes un tiempo límite y, a esta edad, tampoco tienes a una mamá diciéndote que te bajes del inflable porque se le hace tarde para llegar a la casa (punto para la adultez).

 

Cortesía Facebook Jump n' Fun 5K

Cortesía Facebook Jump n’ Fun 5K

 

La inscripción a la carrera tiene un costo de recuperación de $500.00. No sólo te incluye la entrada a este bosque de diversión, también te dan una gorra, playera, número de participante, hidratación durante la corredera y una medalla. Claro, si el premio es por atreverte a divertirte en un mundo de amargados, cómo que no. Pueden participar todos los que tengan más de 10 años (en su cara, pequeñines), y si la abuelita no quiere correr, pero sí acompañar, hay zona de espera.

¿Ya estás completamente convencido? Pues corre a inscribirte (y ver todos los inflables disponibles) aquí, tienes hasta el 27 de enero. El 29 de ese mismo mes es el día y comienza a las 8:00 a. m., aunque, claro, puedes llegar un poquito más tarde, pues salen bloques de 100 personas cada media hora. Será en Universidad Anáhuac. Av. de las Torres 131, Col. Olivar de los Padres, Ciudad de México. ¿Todavía te quedan dudas? Pregúntales en su Facebook dando click aquí.

 

¡No se diga más! En sus marcas, ¿listos?, ¡FUERA!

 

Esperando que la edad no sea un impedimento para correr, Jessica Montoya

Comentarios

Jessica Montoya Piñón

Dieciséis años he sido estudiante. Tan tradicional que todo parece indicar que tengo cuarenta desde los quince. Quasi-comunicóloga, quasi-escritora y quasi-Madame.