Cortesía Internet.

¿De dónde diablos vienen las brujas?


¿Te has preguntado alguna vez de dónde es que salió la imagen de las horripilantes brujas? Si la respuesta es no, es porque seguro piensas en Sabrina, la bruja adolescente o la mismísima Hermione Granger. Sin embargo, uno no puede creerse que aquello seres malvados de nariz puntiaguda y ojos malévolos vino de la nada. ¿Quieres saber cómo es que empezamos a dibujarlas así? Te lo cuento.

Resulta que la presencia, al menos narrativa, de estos seres mágicos aparece ya en la mitología griega (¿le faltó algo por inventar a esta civilización?). Se trataba de Circe y Medea, las hechiceras capaces de convertir a sus enemigos en auténticos cerdos. La Biblia, por su parte, tiene una historia en la que se menciona a la “Bruja de Endor”.

Fue el periodo clásico quien puso de su cosecha una de las características más temibles. En lugar de brujas, eran conocidas como “estirges“, tenían forma de harpías o lechuzas y les encantaba alimentarse de carne de bebés. Hay lugares en México en los que aún se protege a los bebés de ser comidos por las brujas poniendo cruces debajo de sus almohadas. ¿Cómo te quedó el ojo?

Bueno, sí, pero ¿y la apariencia? Esta es responsabilidad de Alberto Durero en  “Bruja montando una cabra al revés” (circa 1500). En este grabado la bruja montaba a la iconica imagen del diablo, en vez de senos tiene ubres, la boca abierta para lanzar alaridos y el cabello terrible volando en dirección contraria al viento. Por si fuera poco, lleva consigo una escoba.

 

Cortesía BBC.

Cortesía BBC.

 

A todo esto ¿de dónde sacaron que una bruja debería verse así? Hay quienes dicen que los artistas renacentistas se inspiraron en “Invidia“, creación del artista italiano Andrea Mantegna. Invidia era una mujer demacrada y flaca con ubres inservibles en lugar de senos. Por ello sentía envidia de las mujeres madres y atacaba a sus hijos.

 

22576d3c193901747ed80c6d41a824ad

Andrea Mategna. La Batalla de los dioses marinos.

 

Toda la personificación de las brujas ocurrió mucho antes que la cacería de las mismas. Aunque, recordemos, las características que ya les atribuían contribuyeron a alentar el miedo. O sí, yo lo hubiera tenido. Así que ya lo sabes, resulta que las brujas tienen ya historia y trayectoria.

 

 

¿Has visto alguna figura a la que le embonen perfecto estas características?

 

 

Con información de la BBC y mucho miedo, Jessica Montoya

Comentarios

Jessica Montoya Piñón

Dieciséis años he sido estudiante. Tan tradicional que todo parece indicar que tengo cuarenta desde los quince. Quasi-comunicóloga, quasi-escritora y quasi-Madame.