Rosa ochoa, cambio, trabajar en uno mismo,

El cambio no sólo es necesario para la vida, ¡es la vida!

Constantemente nos están diciendo que estamos en buen momento para “trabajar en nosotros mismos”, y cuando entras a esos terrenos, te das cuenta que “trabajar en nosotros mismos” significa nada más y nada menos que:  “cambiar”

Llega un momento en dónde te das cuenta que gran parte de tu vida ha estado condicionada… Por un lado, te cae el 20 de que nunca has podido estar en contacto con tus propias emociones, porque la educación emocional en México está muy lejos de ser asertiva, típico: – ¡Los hombres no lloran! – o – no sea maricón y tírese a la alberca –  o  – que no te vean llorar mi hijita – o, esta me encanta, – el miedo sirve para enfrentarlo -.

También te das cuenta que tus necesidades han sido marcadas por lo que los demás te dicen que necesitas, te das cuenta que incluso hoy necesitas cosas que te hacen daño!…, y sobre todo te das cuenta que tu vida carece totalmente de sentido, te olvidaste de hacerte preguntas, te olvidaste de sorprenderte por la vida, te olvidaste de imaginar y soñar…

En fin, te das cuenta que de verdad necesitas cambiar tantas cosas que están desde hace ya un buen rato instaladas en ti.

Y bueno, ahí estás, metiéndote al último curso del Dr. Lozano, o despertándote todos los días para escuchar a Mariano en la radio, o gastando un buen varo en el curso de 3 días donde te prometen hacerte cambiar “como si llevarás 3 años de terapia” (¡les juro que eso dicen!).

Y la realidad es que todos estos te ayudan a “hacer esas cosas conscientes”, pero cambiar, cambiar ya es un terreno en donde ni el mejor  motivador, psicólogo o brujo pueden entrar , es un terreno que sólo te corresponde a ti.

Aquí tienes a lo que te vas a enfrentar al querer cambiar:

  1. Mucho miedo y oposición. El cambio representa dejar a quien siempre has sido… y ¿si la nueva persona no resulta tan bien?, los resultados desconocidos dan miedo y trataras de oponerte.
  2. Autoengaño. Hay una parte de ti que no se quiere deshacer de aquello que has sido durante tanto tiempo y va a hacer todo lo posible porque decidas mejor “no cambiar”, este es el tan temido “boicoteo”
  3. Me refiero a todos aquellas cosas que te “saquen de sentir”. Y entonces te aferras a la telenovela de las 9, o del desayuno con las amigas, cigarro, comida, sexo, en fin! Lo que sea con tal de no sentir la necesidad de cambiar.
  4. Resignación. Pues ya no lo lograste! Ya que! La vida que llevas es la única vida posible y asumimos una posición de víctima, además entras ya un estado de escepticismo y cinismo ej. yo nunca voy a dejar de fumar! , es que en realidad me encanta fumar!
  5. Literal, empezar de nuevo un proceso de Consciencia que implique cambiar, que flojera!

Como ves, el cambio en realidad es muy difícil, se necesita de mucha determinación y fuerza,  mucha conciencia, ayuda de la gente que te quiere, etc.

Sin embargo, el cambio puede ser totalmente controlado, me refiero a que cuando cambias, cambias por aquello que conscientemente necesitas y deseas, por lo que el futuro parece ser prometedor y seguro así será.

Comentarios

Rosa Ochoa

Fundadora de Consciencia en Equilibrio y colaboradora en radio y televisión con la finalidad de ayudar a las personas a alcanzar el equilibrio, encontrar la misión personal y con base a los hallazgos puedan dirigir su vida con mayor claridad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.