Cortesía Telemundo

Las 4 cosas que ellas no quieren hacer en el sexo

Esta clase de notas no es para convencerlas de cosas que no quieren hacer y, quizá, jamás hagan; pero muchos de mis amigos hombres me comentan que hay cosillas que ustedes, hermosas féminas, no se animarían a hacer en el sexo, pero por qué no: aquí estoy yo pa’ darles unos consejos por si algún día se avientan al ruedo. ¿Qué más da? La vida es de quien se arriesga. Les dejo las 4 cosas que ellas (ustedes) no quieren hacer en el sexo con su peor-es-nada:

1. El sexo anal

Ya sé, con sólo mencionarlo, a muchas de ustedes se les hizo chiquito… el corazón. Podrá parecer algo muy rudo, que duele bastante, pero nada que una buena preparación previa no pueda solucionar: un poco de juego con los dedos, lubricantes y de más objetos serán de mucha ayuda. Eso sí, como consejo más grande es estar consiente de lo que van a hacer, porque mente cerrada, en nalgas no entra nada.

Cortesía Tumblr.

2. Miedo a los tríos

No las culpo, es un poco incómodo al principio… Me han contado. Pero lo peor que puede pasar es que dos personas al mismo tiempo vean tus carnes, todo eso que traes ahí. Aquí les daría un consejo nada más: autoestima en lo alto, sea con uno o dos batos. No sé qué tan aventadas quieran ser, pero pueden probar la combinación HMH, MHM o de plano el MMM.

Cortesía Upsocl

3. El asco que les provoca “comérselos”

Y les juro que no son las únicas: a muchos hombres gays les da asquito tan sólo de verlos u olerlos, pero son meras exageraciones que deben de parar (POR EL AMOR DE DIOS). Lo peor que puede pasar es… NADA. Es una cosa a la que deberían aventarse, porque como un buen amigo dice: las personas que se los comen tienen el cielo ganado. Ya sé, súper profano el comentario, pero tiene razón. Más vale en boca de una, que bebé en la cuna. Ni saben feo si el man come como se debe.

Cortesía Ok Chicas

4. Al sexo rudo

Este sí debe ser con mucho cuidado, sea con quien sea, pero de preferencia con alguien de confianza. No queremos a alguien con moretones feos alv. Siempre hay un límite, y el sexo con esta clase de… nivel siempre asusta, pero para eso tienes que hablar con tu pareja para determinar lo permitido y lo que no. Yo qué sé: jalón de cabello, nalgadas, y cosas así.

Cortesía Tumblr.

Lo sé, amigas lectoras, me vi bien intenso; pero nadie puede obligarlas a nada y si no se animan, que ellos se aguanten. El respeto y la confianza ante todo, la neta.

Con amor apache, Marco.

Vaya que ahora sí le hice honor a mi despedida.

 

Comentarios

Marco Antonio Hernández Ruiz

Escritor empedernido y fanático de la buena redacción. Amante de las fiestas (en su momento, claro) y de la socialización con cualquier tipo de persona, con diferentes gustos y preferencias. Amable, en cierto modo, pero directo cuando sea necesario: no me gusta “andarme con rodeos”. Proactividad y creatividad: bases fundamentales para conseguir mis objetivos.