Cortesía.

Un fin de semana “Beauty in the House”

Sabemos que el tiempo pasa tan deprisa que ya ni lo pasamos en el hogar, pero en este mes nos vamos a tomar un fin de semana para consentirnos y hacernos un ritual de belleza completo, desde la cabeza hasta los pies, para salir renovadas y hasta con un nuevo look. Para hacerlo, necesitaremos que saquen todos los productos que tiene en su casa que nos puedan servir para mejorar el cabello, nuestro rostro, la piel, relajarnos y salir más guapas que del salón carísimo. No se olviden de revisar su habitación, el baño y hasta la cocina, porque todo nos puede servir.

A continuación una lista con lo que encontré en mi casa y que puede servirnos:

  • Chocolate
  • Arcilla
  • Mayonesa
  • Aguacate
  • Aceite de oliva
  • Flores
  • Bicarbonato
  • Productos de belleza: (cremas, barnices, jabón, shampoo, kit de manicura, etc.)
  • Vaselina
  • Canela
  • Sal
  • Papa
  • Velas
  • Sobre para preparar agua

Ya que buscamos todo lo que necesitaremos, podemos entonces darle rienda suelta a la imaginación, invitar a un par de amigas a dormir o hacerlo nosotras solitas muy cómodamente y a nuestros tiempos, depende de lo qué prefieras y cómo te sientas más cómoda. El orden de los factores no altera el producto así que puedes empezar con lo que más te guste, aunque yo lo haría de la siguiente manera…

Baño relajante

Para ponernos en un mood muy ad hoc a la paz que queremos lograr con este ritual de belleza, empezaría por tener un baño relajante, pues además de que limpias todo tu cuerpo para poder trabajarlo, iniciar el fin descansando es una delicia. Aroma a navidad, (mi época favorita del año)+rosas= baño de relajación puro.

En mi caso como casi no practico la aromaterapia, no tengo aceites esenciales ni sales de baño, es más ni a tina llego, pero eso no es limitante para nadie. Así que empecé este asunto con unas velitas aromáticas que encontré por ahí y  unas rajas de canela, así como lo oyen, cuyo aroma en tu regadera con agua caliente hace el efecto de infusión, (palabra de exploradora), además puse a hervir un poco de agua con pétalos de rosas que también estaban en mi house. Ahora que si no tienes un rosal, puedes usar cualquier flor que huela rico. El resultado, paz pura.

Vaporización

Aunque nos bañemos todos los días, nuestro rostro es tan delicado que se ensucia con mucha facilidad, y es más complicado limpiarlo que usando solamente agua y jabón, es por eso que con un tecito de manzanilla podremos hacer maravillas. Hay que hervir un poco de agua y ponerla en un recipiente. Agregar la bolsita de té y cubrir nuestra cabeza con una toalla. Debemos acercar la cara al vapor pero no tan cerca o podremos quemarnos. Ya después de cinco minutos nos retiramos y con pequeños golpecitos o presiones nos secamos la cara. Esta cosa de la vaporización nos va a servir para abrir los poros y empezar a ponernos nuestras tan divertidas mascarillas.

Mascarillas fase 1

En mascarillas fase uno vamos a ponernos menjurjes en la cara. Si han leído otros blogs, Chale Madame, o han escuchado a su abuelita o su mamá platicar de rituales de rituales de belleza, se habrán dado cuenta que hay mil y un ingredientes naturales para hacer una mascarilla y nos pueden ayudar para diferentes problemas que tengamos, aunque la mayoría (no nos hagamos nos las hacemos por los molestos granitos, barros, cráteres, volcanes, acné, como quieras llamarle).

No es  materia de este post aunque podríamos profundizar  más adelante sobre estas mil y un mascarillas y para que nos sirve cada una, los ingredientes que yo tenía eran aguacate, chocolate y arcilla.  Puedes ponerte hasta dos o tres como máximo maximísimo, pues pierden el efecto o dañan tu piel. Lo mejor es irlas campechaneando por semana para tener los resultados que queremos. En mi caso usé la de arcilla porque tengo unos cuantos granillos que me estaban molestando, y este material es casi mágico contra estas benditas protuberancias cutáneas.

Cortesía.

Cortesía.

Exfoliación

Para terminar una limpieza excelsa del rostro y quedar más lisita que Pinpon con todo y su carita de cartón, hay que exfoliarnos y quitarnos esa piel muerta que provoca más granos (cómo los odio, de veras). También hay varios métodos que puedes usar como el azúcar o la arena, pero en mi caso usé bicarbonato de sodio (tres cucharadas de bicarbonato por una de agua) y dar masajes circulares en las partes del cuerpo que quieras exfoliar, te enjuagas con agua tibia y al final te pones crema humectante para que te quede la piel de bebé.

Manicure

Para el segundo día de belleza vamos a seguir con un buen manicure que nunca está de más, y te da una presentación impecable para el trabajo. En este ritual también usé el bicabornato de sodio, hacemos la pastita de nuevo, y damos un masaje circular, para finalmente retirar con agua, las deja súper suaves, libres de suciedad y células muertas.  Obviamente antes de empezar deben estar limpias, quiere decir sin esmalte alguno. Luego las metes en aguita para que se remojen las cutículas, y las empujas con un palito de naranjo. Si quieres puedes cortar o limar las uñas y al final aplicar tu barniz favorito con todo y diseño.

Pedicure

El pedicure es de mis pasos favoritos pues al remojar los pies en agüita con sal, se siente tan rico que podrías quedarte dormida, pues además de relajarte, te deshinchan los pies, mmm. En este ritual, ¿qué creen?, que volví a usar bicarbonato, se lo pones a la preparación de agua con sal y te salen de princesa, seguro, seguro. Después habrá que secarlos bien, bien, súper bien, porque si no te salen honguitos, y cortarse las uñas. Al final pues su barnicito coquetón, y ya está, chulada de pies, guapos, guapos que quedan. (Disculpen por tanta repetición de palabras.)

Si gustas en lo que esperas al remojón de pies, puedes ponerte unas rodajas de papa o pepino para desinflamar los ojos. Sé que nada tiene que ver con el ritual de belleza, pero así matas dos pájaros de un tiro y descansas más deli.

Cortesía.

Cortesía.

Mascarillas fase 2

La mascarilla fase dos estará dedicada a nuestro cabello, pues siempre tiene problemas, no importa si eres lacia o  china, con cabello corto o largo, seco o graso, siempre está fatal y hay que ponerle también menjurjes. En este caso te recomiendo hacer este ritualcillo el segundo día del finde, o sea el dominguirri, pues tendremos que bañarnos de nueva cuenta después de esto, y si quieres repetir el primer paso del baño relajante está genial, pues así vamos a la cama más que frescas y listas para el temido lunes.

En el caso de los ingredientes paso lo mismo que con las mascarillas de la cara, hay mil remedios y menjurjes. Lo que yo tenía en casa para el cabello era mayonesa, aceite de oliva, y sí, bicarbonato. Yo me puse aceite en las puntas y lo dejé actuar por 15 minutos, después me metí a bañar para quitar el exceso de grasa, y listo.

El final

El final ya nada más es hacer un bálsamo para tus bellos labios y además querrás comértelo de lo rico que sabe. Lo único que tienes que hacer ya para el final y no desgastarte tanto es meter al horno tres cucharadas de vaselina hasta que se derrita de 15 en 15 segundos, aunque con 30 bastan. Agregamos el sobrecito de agua del sabor que tengas, en mi caso jamaica para volverlo más rojito. Lo vacías en un recipiente chiquito y lo metes al refri o congelador para que se ponga durito nuevamente.

Cuando te lo untes en los labios lo vas a amar, créeme.

Bueno, después de todo  este fin de semana de belleza casero, espero que se sientan mejor, así como yo lo hice, y espero que tengan un excelente inicio de mes.

Besos caseros, Karla Gómez.

 

 

Comentarios

Karla Gómez

Damita bien, si no especialista al menos bien informada en temas de fashion, lifestyle, beauty and retail, (en inglés porque suena más cool). Gerente de contenidos en Chale Madame y entusiasta aficionada de la publicidad, (en realidad licenciada en Ciencias de la Comunicación).