Imagen: www.micartelera.mobi

Hay que luchar

La edad de la punzada dicen, es la edad más difícil para el ser humano, pues se enfrenta a cambios corporales, mentales y sobre todo espirituales y sentimentales. Algunos dejan marcas de por vida y otros, son simples golpes que a final de cuentas pueden sanar.

En el espectaculo de Antonio Zuñiga se muestra el díficil duelo que viven 2 chicos, Axel y David. Axel entrena bajo el cuidado de su padre  luchas. Ese deporte que enseña llaves, técnicas y a mantener bien cerrados los puño, pero las circunstancias y la cobija de la noche le permiten conocer a David, o Deivid para los cuates.

El es un chico de su edad, pero que a diferencia suya es huérfano de padre. Rápidamente y en aproximadamente 60 minutos encuentran características que los hacen similares y por las que se vuelven muy buenos amigos. Acompañados de otros personajes, interpretados por Erandeni Durán, Christian Cortés, Julián Estrada y P. David Bravo. Los chicos luchadores enseñan a los jóvenes y a los no tanto que bajo la pobreza, abandono, miedo e imposición, se puede forjar una eterna amistad y grandes sueños.

La calle y el gimnasio de barrio se vuelven el escenario perfecto para mostrar que la vida es eso que se tiene entre los puños, pero que si se abren puede ser un tanto llevadera, alegre y plena. Porque tal y cómo el director nombra al espectáculo, “Mi papá no es Santo ni Enmascarado de plata” y la vida al igual que las luchas, no es nada fácil.

Mi papá no es Santo ni Enmascarado de plata se está  presentando los sábados y domingos a las 5:00 pm. en el teatro Isabela Corona, ubicado en Eje Central Lázaro Cárdenas 445, Col. Tlatelolco, ¡No te la pierdas!

Comentarios

Chale Madame

Todo lo que sucede en nuestro día a día lo encontrarás aquí, contado muy al estilo Chale Madame.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.