Cortesía.

La palabra correcta es paladar hendido

Hay muchas palabras que usamos a veces hasta con discriminación para describir a las personas que nos rodean, y hoy les queremos compartir algo que aprendimos de nuestros compañeros especialistas. Es importante hacer conciencia de éstos temas para dejar de repetir patrones, que los niños aprendan el nombre correcto de las cosas y cómo es que son realmente para que dejen de existir este tipo de conductas que lastiman, que hacen daño, que no están cool.

Esta vez hablaremos de un padecimiento que nos hemos topado aunque sea en alguna ocasión y se trata del labio o paladar hendido, que comúnmente mal llamamos labio leporino. Este término es incorrecto, ya que viene del latín leporem, que hace referencia a la hendidura natural que tienen los conejos. Usualmente este término tiene una connotación negativa, la manera correcta de llamarlo es “labio y paladar hendido” o “fisura labio palatina”.

Smile Train México, nuestros especialistas en esta ocasión, nos cuentan algunos mitos más que se suele tener de ésta enfermedad:
MITO: Hubo un eclipse cuando la madre estaba embarazada.
Existe la creencia de que los eclipses
afectan el desarrollo completo de los bebés durante la gestación y para impedirlo, las mujeres embarazadas deberían utilizar un listón rojo durante la aparición del eclipse, para evitar ser afectadas por este suceso. Sin embargo, no hay evidencia científica alguna que relacione cualquier fenómeno astronómico con el desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano.
MITO: El LPH es contagioso.
Esto es totalmente falso. Las causas del LPH son multifactoriales pues involucran predisposición genética, deficiencia de vitaminas del grupo B como ácido fólico, aunado a los factores ambientales que pueden afectar el desarrollo del niño como el consumo de medicinas sin receta médica y la exposición al humo de tabaco, entre otras cosas. Sin embargo, no es contagioso ni representa un riesgo para ninguna otra persona.
MITO: A los niños con LPH les cuesta más trabajo aprender.
El Labio y Paladar Hendido no es una discapacidad cognitiva, aunque entre sus consecuencias estén las
dificultades para hablar u oír. Está comprobado que los pacientes con LPH son tan capaces intelectual y físicamente como cualquier otro niño sin esta condición y con un tratamiento completo y adecuado pueden alcanzar su máximo potencial y llevar una vida plena y productiva.
Así que ya saben, no hay que dejarse llevar por las apariencias y dar por hecho cosas que no son.
Besos informados, Karla Gómez.

Comentarios

Karla Gómez

Damita bien, si no especialista al menos bien informada en temas de fashion, lifestyle, beauty and retail, (en inglés porque suena más cool). Gerente de contenidos en Chale Madame y entusiasta aficionada de la publicidad, (en realidad licenciada en Ciencias de la Comunicación).