Cortesía; recreoviral

Concierto de luces en… ¡el Santuario de las Luciérnagas!

¿Quién diría que unas partículas voladoras y parlanchinas son las autoras del espectáculo natural de luz más impactante del país? Para vivirlo es necesario volverse noctámbulo y visitar… ¡el Santuario de las Luciérnagas!.

Entre coníferas y ramas, estos insectos luminiscentes eligen los bosques de Nanacamilpa y Españolita, municipios de Tlaxcala, para reproducirse. Son cerca de 200 hectáreas donde la especie sobrevuela y anida libremente ¿te animarás a visitarlas?.

La majestuosidad brillante es visible durante las primeras semanas de junio, todas las de julio y las últimas de agosto. En esta temporada, miles de luciérnagas se dan cita, literalmente, para aparearse. La humedad del bosque —¡gracias lluvias veraniegas!—  y las hojas favorecen su proliferación y les dan alimento.

Como mecanismo de atracción, las hembras se iluminan durante media hora, si su objetivo de llamar la atención de los machos para su reproducción no es cumplido, encienden su luz durante cuatro semanas más, hecho que, en efecto, conquista a los machos y a los visitantes nos fascina. Así, los huevos son depositados en las cortezas de los árboles de donde, tres semanas más tarde, las larvas obtendrán los manjares naturales.

El avistamiento inicia en la noche, pero para acceder al Santuario es necesario llegar antes de las 7:00 p.m. para no afectar el hábitat de las luciérnagas. También podrás acampar, realizar ciclismo de montaña y senderismo.

Y si por fin tus ojitos dijeron basta de luces, existen 3 hoteles ecológicos o cabañas (Piedra Canteada, Villas del Bosque de Santa Clara y Laguna Azul) donde no perderás el contacto con la naturaleza y descansarás mientras los grillos te arrullan.

Disfruta del asombroso paisaje de luces espectrales, transita los senderos de luz, naturaleza y tranquilidad y deja que las luciérnagas atraigan tus sentidos como lo hicieron con nosotros.

Comentarios

Santuario de las Luciérnagas

Déjate seducir por el maravilloso espectáculo de luces naturales en Tlaxcala. Las luciérnagas son las culpables.

User Rating: 4.7 ( 1 Votes )
Magali Pérez Valdez

Adicta a las palomitas y a las películas, especialmente en tardes lluviosas. Baila por distracción y ríe por convicción. Cree que la frase del buen Monsiváis "Somos los de siempre, pero nunca somos los mismos"aplica todos los días con ella.