Cortesía de Elespanol.com

Los mexicanos estamos perdiendo nuestra inteligencia

Tan triste y tan cierto, nuestra realidad tiene que ver con un deceso en la calidad como estudiantes. Quizá el problema no sólo venga de las escuelas de nivel básico. Los mismos medios de comunicación influyen en la educación que reciben las nuevas generaciones; que por desgracia, nos dice a gritos que los mexicanos estamos perdiendo nuestra inteligencia.

En el 2015, el INEGI concluyó que la población cubría el 5.5% en analfabetismo a nivel nacional, en personas mayores de quince años; a pesar de que la cifra sea “pequeña”, hay que considerar el nivel de educación al que tiene acceso el resto de la población: antes, cuando sacabas un seis, era un seis bien ganado, tan ganado como el chanclazo de tu madre.

Cortesía Radiombligo.org

Cortesía Radiombligo.org

Así mismo, los profes eran respetados, queridos, e incluso admirados. La tecnología no nos llegaba al salón de clases y si no poníamos atención, estábamos coloreando en la libreta. Ahora todas las indicaciones de esos seres humanos tan ajenos a las nuevas generaciones se pasan por el arco del triunfo mientras que estos alumnos viven pegados a los teléfonos, pues es más fácil dar un like, que escribir el dictado.

La facilidad que nos brinda la tecnología en la vida cotidiana, ha rebasado los límites imaginables: una investigación = Wikipedia; un formato audiovisual = youtube; material fotográfico = Instagram. Para que la tarea sólo tenga una R de revisado y así obtener un 10 con sólo pasar asistencia.

Cortesía de Disney pixar

Cortesía de Disney pixar

El confort que brinda el internet ha dejado estancada al 44.4% de la sociedad mexicana que tiene acceso a este, de acuerdo con el Módulo sobre Disponibilidad y Uso de las Tecnologías de la Información en los Hogares (MODUTIH). Pues a pesar de que sea una herramienta eficiente tanto para la investigación y la comunicación, el promedio del IQ (coeficiente intelectual) en México no supera los 87 puntos, que obviamente, está por debajo de los 100 que promedia la estadística mundial.

Comentarios

Rubén Márquez Vázquez

Soy un chavo súper relajado. Me gustan las actividades extras, pues en cada oportunidad siempre hay algo nuevo para aprender, y las experiencias nuevas son las que llenan el alma de sabiduría y de risas la hora del café.