Cortesía.

Dicen que los millennials somos felices con nuestros ex

Si creías que terminar con tu ex era de lo peor, ahora resulta que corremos el riesgo de volver a tropezar, y con la misma piedra. Eso de repetir el plato como que nos gusta, pero no se espanten pues al parecer no todo es tan malo, y en esta ocasión podríamos tener un “vivieron felices por siempre”.

Así es, hay un nuevo estudio que nos revela algo más de nuestra generación, los millennials. Y es que no sólo tenemos hábitos de consumo casi indescifrables, o cambiamos el panorama laboral al resistirnos a ser godinez forever, o preferimos emprender para ser felices, entre muchos etcéteras, ahora también resulta que tenemos la tendencia no sólo a volver con la chancla vieja que ya botamos, sino que vamos al siguiente nivel y lo hacemos definitivo, es decir, que nos casamos, y la mayoría vive en la felicidad plena.

Según el Journal of Adolescent Research, el 44% de nuestra generación volvió con su ex después de dos años de ruptura, y terminaron hasta el matrimonio. Puede ser que seamos demasiado nostálgicos o puede ser que nos tomemos muy, muy enserio, a nuestros influenciadores, en donde nos dicen que las segundas oportunidades son mejores y podemos llegar a ser felices.

El punto es que gracias a nuestras redes sociales, seguimos en contacto con nuestros ex, y cuesta mucho trabajo cortar el cordón que nos une a esos momentos mágicos y muy pasados, pues siempre saldrá nuestro interior stalker para saber que estará haciendo ese ser que ya no forma parte de nuestra vida.

Dicen que lo mejor es eliminarlos definitivamente, pero díganme quién de ustedes realmente lo hace, quién tiene esos pantalones para olvidar su existencia. Es un hecho científico que tenemos esa necesidad, y la tecnología nos permite seguir ahí en la sombra, entonces, ¿por qué no ocuparla a nuestro favor?

Podemos experimentar otros amores,  vivir experiencias nuevas, pero cómo nos encantan los cuentos de hadas, y la idea de pensar en almas gemelas. He ahí cuando viene la incertidumbre y nos ponemos a pensar y a pensar hasta convencernos, de que posiblemente ya la encontramos. ¿Y si la dejamos ir? No podríamos vivir con esa carga en el corazón, así que volvemos con nuestras ex parejas. Que quede claro que no lo digo por experiencia, pero no estaría mal… (ok ya).

Sea cual sea la decisión que tomen, espero sean muy felices, si no es por siempre, al menos por un buen rato. Y si la tentación los inquieta en una noche de insomnio sobre estos asuntos del corazón, tal vez deberían de darle una oportunidad al tiempo, en donde pueden crecer, dejar de pensar en el pasado, y seguir hacia adelante.

Si de plano no pueden, tal vez su ex si sea su alma gemela.

Hagan lo que quieran, pero vivan en paz.

Qué difícil es ser un millennial, me cae.

Besos indecisos, Karla Gómez.

Comentarios

Karla Gómez

Damita bien, si no especialista al menos bien informada en temas de fashion, lifestyle, beauty and retail, (en inglés porque suena más cool). Gerente de contenidos en Chale Madame y entusiasta aficionada de la publicidad, (en realidad licenciada en Ciencias de la Comunicación).