Cortesía.

Niños colaboradores, hogares felices

Unas de las tareas más complicadas son las del hogar, imaginemos a una mamá regresando de un largo día laboral para cumplir con el siguiente turno que es el de su casa: llegar a preparar comidas, lavar ropa, limpiar la casa, atender hijos etc…, de sólo pensarlo ya es cansando.  Todas esas actividades requieren de esfuerzo  y tiempo, cuando la mamá se da cuenta se le hizo de noche y a la mañana siguiente la rutina vuelve a ser la misma. Cabe aclarar que hoy en día muchos papás ya se involucran más en las tareas del hogar, pero todavía no podemos decir que el porcentaje es muy alto.

Es importante que como padres involucremos a los niños de la casa en las labores del hogar, de forma natural, no como si fuera un castigo, no como si nos hicieran un favor, sino como parte de una rutina diaria y normal, ya que en esa casa todos forman una familia y es parte de vivir en un hogar, evidentemente según la edad de los niños las tareas podrán ir siendo un poco más complicadas, podemos hablar que ya un niño de un año y medio o dos, puede comenzar a cooperar.

Estos son algunos ejemplos de lo que un niño podría hacer según su edad:

De 1 a 2 años

  • Recoger su juguetes.
  • Llevar su pañal a la basura.
  • Empezar a enseñarle a llevar su ropa sucia al bote de la ropa sucia.

De 3 a 6 años (incluyendo siempre lo anterior).

  • Recoger cosas pequeñas.
  • Ayudar a poner y quitar la mesa.
  • Llevar la ropa al lugar donde se lava.
  • Ayudar a sacudir y limpiar lugares que quizá nosotros nos tenemos que agachar.
  • Vestirse y desvestirse solo.
  • Empezar a enseñarle a bañarse solo para que lo vaya logrando.
  • Si van al supermercado con nosotros, meter y sacar cosas del carrito.
  • Ayudar a sacar todo al llegar.

De 7 a 10  años (incluyendo lo anterior).

  • Ayudar a guardar la ropa limpia.
  • Doblar ropa.
  • Barrer.
  • Trapear.
  • Poner los platos limpios en su lugar.
  • Empezar ayudar con su desayuno.
  • Poner su almuerzo.
  • Guardar en la despensa las cosas.

De 11 a 13 años (incluyendo lo anterior).

  • Poner la lavadora.
  • Lavar sus propios platos.
  • Preparar desayunos más elaborado.
  • Sacar la basura.
  • Si tienen pasto aprender a cortarlo.
  • Pueden ayudar con el cuidado de los más pequeños.

Lo más importante sin duda se enseña con el ejemplo, el que les mostremos a nuestros hijos que más que tareas, es colaborar con la familia, el delegar responsabilidades según la edad de nuestros hijos les ayuda a ser más comprometidos y responsables, todo lo que puedas enseñar a tú hijo para colaborar en casa es un beneficio para toda la familia y de está forma poder decir “hogar dulce hogar”.

 

 

 

 

Comentarios

Alicia Rábago

Especialista en orientación familiar, inteligencia emocional y educación. Master en psicología infantil.