Cortesía Facebook

No me desampares

Allá donde tus dedos están cerca de lo que deseas y no puedes tocarlo, se te olvida el ateísmo que juras frente a tus amigos y susurras un no me desampares con la esperanza de no perder ese sentimiento que te llena de felicidad. Y cuando estás a punto de alcanzar tu deseo una sombra recorre tu cuerpo alejándote de él, dejándote sin aliento, bajo el manto donde todo empezó.

Toda nuestra vida está conformada por energías, positivas y negativas, cumplen una función específica durante el día y se liberan cuando el cuerpo descansa y la mente sueña. Esta libertad requiere de una guía y una protección. Hace muchísimos años en la pureza Norteamericana la tribu Ojibwa, creía que esta protección era un regalo de los espíritus.

Hoy en día, ya sea por moda o por creencia, se continúa esta tradición. Pues los atrapa sueños han alcanzado una popularidad sorprendente a partir de los años sesenta, donde comenzó su comercialización. Ya que su belleza chamánica prometía (y promete) protección y armonía para quién lo posea.

Cortesía atrapasuenos.biz

Cortesía atrapasuenos.biz

Así lo prometió Iktomi, (espíritu) maestro de la sabiduría. Quién a imagen de una araña, comenzó a tejer una tela, colocándola en un aro hecho con hebras de sauce; éste significa el ciclo de la vida; la telaraña, el camino espacio-temporal de la energía de los sueños; y el final, el centro, el abismo donde las pesadillas se desvanecen.

Si quieres que no te desampare, y sentirte protegido por algo más allá de lo tangible piensa en tus energías, en cómo éstas pueden lograr seguridad a tus sueños y a tu espíritu, porque en la vida no todo es un riesgo, hay espacios en donde pasarla Marvaz va más allá del mundo tangible.

Cortesía Tumbrl

Cortesía Tumbrl

Comentarios

Rubén Márquez Vázquez

Soy un chavo súper relajado. Me gustan las actividades extras, pues en cada oportunidad siempre hay algo nuevo para aprender, y las experiencias nuevas son las que llenan el alma de sabiduría y de risas la hora del café.