Cortesía Las Mil Millas.

Las obras artísticas que todos desean


Una cosa es una cosa y otra cosa es otra cosa es una de las máximas de la lógica, y de la vida diaria, claro está. Una cosa somos nosotros, tú y yo que nos gusta el arte, pero otra son las personas que pueden pagarlo. Es más, ni siquiera me imagino en qué precio debe iniciar una subasta, o siquiera si hay requisitos para estar en una. A pesar de toooodo, hay personas que sí le entran y chido a esta onda. Sus colecciones rebasan la cantidad de ceros que podría caber en un cheque (y claro, en nuestras flacas carteras).

En fin, que ellos, personas con poder adquisitivo considerable, y nosotros, aficionados de hueso colorado que a veces no tienen ni para agarrar taxi en vez de metro tenemos gustos en común. Y seguro, segurísimo les haríamos buena competencia de tener unos cuantos ceros más en la cuenta bancaria (o una cuenta siquiera, parfavaaar).

Oye ¿y por qué tan caro?

No hay duda de que el arte es caro y muy caro. ¿No me crees? Permíteme contarte una anécdota: Estaba Picasso en un restaurante, tranquilo y casual, cuando pidió la cuenta el dueño le dijo que le pagara con uno de sus dibujos; pero el artista contestó “¿quiere que le pague una comida o que el compre el restaurante?”. Ahí nomás.

Que si cueste más o cueste menos depende de muchas cosas: el prestigio del artista, la originalidad, y toooodo lo que te estés imaginando. Así que ni por caridad podremos encontrar uno original a un precio asequible :(. Claro que todos podemos siempre adquirir obras de nuevos artistas, que siempre tendrán un costo menor que aquellas de los consolidados.

Y a todo esto ¿Cuáles son las obras que todos queremos?

Aunque es cierto que en gustos se rompen géneros, hay obras que son ya iconicas y amadas por todo aquel que guste todo esta onda artística. Y que, a como dé lugar, quiere tenerlas en casita. Te sorprenderá saber que el cuadro de la última cena no figura entre las más buscadas :(.

De acuerdo con overstockArt.com, sitio dedicado a la reproducción de pinturas al óleo hay una lista de las pinturas más solicitadas desde que empezó el siglo y hasta concluir la década. Aunque a decir verdad, la cosa no ha cambiado mucho porque se trata de cuadros de ayer, hoy y siempre (porque están bien quépreciosos, la verdad).

Ahora sí, redoble de tambores:

  • Noche estrellada – Vincent van Gogh
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • Terraza de Café por la noche – Vincent van Gogh
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • El beso – Gustav Klimt
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • Campo de amapolas en Argenteuil – Claude Monet
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • La Mona Lisa – Da Vinci
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • Le Rêve (El sueño) – Pablo Picasso
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • El desayuno de los remeros – Renoir
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • El Grito – Edvard Munch
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • Red Cannas – Georgia O’Keeffe
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

  • La persistencia de la memoria – Salvador Dalí
Cortesía Internet.

Cortesía Internet.

A mí, en nombre de todas las casas mexicanas, la verdad me falta el famosísimo póster de Los Beatles en Abbey Road, La última cena, los girasoles en la cocina y las fotos en poliéster. ¿Cuál agregarías?

 

Pensando en dónde voy a colgar este top, Jeesica Montoya

Comentarios

Jessica Montoya Piñón

Dieciséis años he sido estudiante. Tan tradicional que todo parece indicar que tengo cuarenta desde los quince. Quasi-comunicóloga, quasi-escritora y quasi-Madame.