Cortesía Internet.

¿Por qué engordamos en Navidad?


No, no te engaña la vista y tus pantalones no encogieron en la lavadora o secadora. Es 100% real, no fake, que en Navidad engordamos como si nosotros fuéramos el mismísimo pavo. Pero ¿juay this kilos de más? No se trata de que el mundo nos odie, ni es estrategia de nutriólogos y gimnasios para estar a reventar todos los inicios de año. Sigue leyendo si estás interesado en conocer a la causa de todos nuestros males.

La primera causa, que es además obvia, es que nos la pasamos comiendo y bebiedo (que no precisamente agua) desde el 12 de diciembre (antes, si se puede) y terminamos el 6 de enero (¡O EL DOS DE FEBRERO CON LOS TAMALES!). Así que, esos cuatro días de celebración, 24, 25 y 31 de diciembre y 1 de enero, se convierten en casi un mes de excesos.

Ahora sí viene eso que, muy probablemente no sabías. Las comidas, o platos principales no tienen la culpa de absolutamente nada. Los verdaderos responsables del aumento de peso son el alcohol y los dulces, pues están llenos de “calorías vacías”. Las calorías vacías no aportan absolutamente nada de nutrimentos, o sólo unos pocos, pero poquísimos de veras.

El exceso de todo lo que se pueda (porque en estas fechas de amor y alegría no se discrimina y nos comemos todo lo que tengamos enfrente) hace que subamos, en promedio, 3 o 4 kg.  Como la solución no va a ser nunca decirle que no a todas esas comidas, reuniones o festejos con los amigos, la familia o en el trabajo, te damos también algunos consejos para que este año no nos pegue tan duro subir la cuesta de enero (con kilos de más, a cualquiera se le va el aire).

via GIPHY

Entonces ¿cómo le hago?

  • Deja las comidas atascadas para días importantes y come con moderación todos los demás días. Piensa que la cena deliciosa de navidad, o aquella comida de tu empresa valdrá más la pena si le dices que no al antojo de taquitos un día cualquiera del mes.
  • Come proteínas bajas en grasa, bienvenidos el pollo, pescado y huevo. Si te quedas con hambre prefiere las frutas y verduras a los pastelitos.
  • No te saltes comidas (ni ahora ni nunca). No por querer entrar en un vestido dejes de comer 5 días porque mucho menos vas a entrar después. El hambre produce atracones y de los feos.
  • Come alguna fruta antes de las comidas grandes para que llegues saciado al momento.
  • Modera tu consumo de alcohol. Si acostumbras 10 shots y 7 cervezas, que, al menos sean 9 y 6, respectivamente. Todo con medida y moderación, si tomas no manejes.

 

¿Estás listo para que estas fiestas no te pasen factura?

 

Inscribiéndome al gym desde ya, Jessica Montoya.

Comentarios

Jessica Montoya Piñón

Dieciséis años he sido estudiante. Tan tradicional que todo parece indicar que tengo cuarenta desde los quince. Quasi-comunicóloga, quasi-escritora y quasi-Madame.