Cortesía: consentido.com.mx

Sal Facebook de este cuerpo fiel

Ella: ¿Con quién hablas, por qué escondes el teléfono? ¿Quién es esa?

Él: Nadie. Es mi prima ¿no te la presenté?

La otra ella: Amor ¡contéstame! Te estoy esperando

 

Quizá te preguntes quién es Ella, cómo es Él y quién es La otra ella.  Ana Violeta, (Ella) vive en un mundo donde nada pasa, donde la tranquilidad, la monotonía y la comodidad son sus mejores aliados pero la seducción del sexo opuesto le hacen una jugarreta, la de Juan Pablo Vergara (Él). Un “Don Juan” y esta vez no lo sólo aplica por su nombre de pila sino por lo conquistador, libertino y faldero que puede resultar en la red social de Facebook.Lo que Facebook se llevó

Alejandra Gómez Mancchia te cuenta esta historia de amor apache (como los que a muchos nos gusta vivir) a través de las letras de Lo que Facebook se llevó, su primer libro. ¡No te mortifiques! este es un caso aislado de la virtualidad, cualquier parecido con la realidad no es mera coincidencia.

Y si el título te parece oportunista,  Irma Gallo, periodista amiga de Alejandra Gómez –a  quien, aquí entre nos, conoció en Facebook– también reconoce que no le atrajo pero al leerlo quedó sorprendida de la narración que promete ser  desparpajada, consistente, irónica y constante.

Lo que se llevó y lo que nos dejó

En un universo común, de infidelidades mutuas parece ser que la novela Lo que Facebook se llevó no cambia nada  ¿entonces cuál es el changement? detrás de todo lo cotidiano hay una máscara, la del anonimato, del perfil creado, autodesconocido  y mil veces compartido que sólo Facebook permite crear.

Las relaciones de pareja sin duda han cambiado con esta herramienta, el problema es qué tanto hemos dejado que cambien. Alejandra conoce bien esta problemática y la lleva a su máxima expresión, por eso comenta “Ana Violenta y Juan duermen juntos pero él está más con las viejas de adentro [de la red social]”

Tinder

Y es que los estudios no se equivocan, uno de ellos, el de la Universidad Tecnológica de Texas, dice que el daño emocional para la persona engañada en internet es igual de grave que el que se hace en la vida real. El problema es  identificar qué en las redes puede considerarse infidelidad y qué no.

Si le sumamos a todo esto que el estudio de CyberPsychology and BehaviourJournal dice que 28 millones de rupturas son por culpa de plataformas como WhatsApp o  Facebook  y 1 de cada 5 divorcios (igual al  20%) son provocados por situaciones derivadas de esta red social,  podría darte miedo usarlas o  hasta dejar que tu novi@ las utilice.

¡No te espantes! tampoco se trata de satanizar el asunto y Lo que Facebook se llevó no culpabiliza; equilibra y dice “ni  víctimas, ni victimarios”. Ni elegoísta más grande, el tartufo y vividor es deleznable a los ojos de su autora; ni la mujer más leal, divertida y consciente es la más débil, ambos están en la red y deciden jugar el mismo juego.

Si estás interesad@  en leer historias de amor y desamor; de  erotismo y desengaño a través de esa plataforma o identificas conversaciones como las que te mostré al inicio, ¡Lo que Facebook se llevó es para ti! Sólo recuerda que el dicho de “las penas con pan son buenas” no aplica en todos los casos pues “las penas con Facebook, alteran”.

 

 

 

 

Comentarios

Magali Pérez Valdez

Adicta a las palomitas y a las películas, especialmente en tardes lluviosas. Baila por distracción y ríe por convicción. Cree que la frase del buen Monsiváis "Somos los de siempre, pero nunca somos los mismos"aplica todos los días con ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.