Cortesía Actitud FEM

El sexo de reconciliación: no es tan bueno como parece

¡Ah, caray! De seguro pensabas que el sexo de reconciliación sólo traía cosas buenas para la relación, pero no damas y caballeros. Sí, está bueno tener un rato de pasión después de haberle recordado a su jefa o de haberle dicho que siempre la cag… arruina las cosas; sólo que sí debemos tener cuidado de andar a cada rato con esto. Hay tener en cuenta lo siguiente:

 

ELLOS 

Normalmente, somos nosotros quienes empiezan el cachondeo para así llegar al acostón y, de alguna manera, se solucione el asunto. Tenemos grabado en nuestro cerebro que haciendo “el amor” vamos a llegar una reconciliación plena. El rollo aquí es que nos cuesta un poco más soltar ese feeling que nos provocó el agarrón de greñas.

 

Cortesía Tumblr.

 

ELLAS 

Me han contado mis amigas que el sexo se disfrutará más si antes hubo la reconciliación, porque ¿quién fregados se quiere acostar con el enemigo momentáneo? Además, esto puede llevarlas a sentirse utilizadas y, peor tantito, con el problema encima, y no me refiero a ellos literalmente. Díganme si miento: a las hermosas damas, se les nota en los ojos la tristeza o el “te quiero matar”.

 

Cortesía Share it Maybe

 

EL GRAVE ERROR 

Como ya se los dije: no es buena idea pensar que es la mera solución para sus rollos de pareja; quita la tensión y la ansiedad, pero el problema sigue ahí: ninguno de los dos tiene el elixir para poder arreglarlos.

Esa sensación que nos da el sexo después de una pelea puede llamarse, mejor dicho, una postergación de problemas; nos hace sentir como si el asunto ya hubiese pasado sin antes saber por qué rayos nos estamos odiando.

 

Cortesía Tumblr.

 

DATO CURIOSO

Algunas parejas, aunque suene bien raro, llegan a pelearse justamente para tener sexo: la pasión está ahí, desbordándose, pero después de todo el cachondeo, se va. Quizá les resulte placentero, pero este tipo de relaciones pueden llegar a desgastarse porque hay un punto de entendimiento entre ambos, pero no en otro que también valga la pena.

 

Cortesía Gacela Cardona

 

LO RECOMENDABLE

Sea como sea, pese a quien le pese, ganas que se aguanten, el diálogo es la mejor vía para sanar la relación y no dejarla en un stand by hasta que uno de los dos acabe (¿sí se entiende el doble sentido?). El aprender a escuchar ayudará mucho más, pues se debe saber qué es lo que quiere el otro y poder llegar a un acuerdo.

Si no se sabe con plenitud qué causó el conflicto, es mejor que alguno de los dos rompa con su orgullo para ver que la responsabilidad es de ambos. También es bueno pedir perdón y saber perdonar, sin que se nos arrugue al pensar que nos van a mandar lejos: es mejor todo a nada.

Por último, queridos lectores, no hay que olvidar las razones por las que nos enamoramos del mequetrefe aquel o de la amargada esa. Cada parte tiene sus méritos en la relación. Por favor: si quieren echar pasión esta noche, pero están peleados, por favor hablen antes y sepan de qué va el asunto del otro.

 

Cortesía Wattpad

 

Con amor apache y ganas de ir corriendo a hablar con su amor, Marco.

Comentarios

Marco Antonio Hernández Ruiz

Escritor empedernido y fanático de la buena redacción. Amante de las fiestas (en su momento, claro) y de la socialización con cualquier tipo de persona, con diferentes gustos y preferencias. Amable, en cierto modo, pero directo cuando sea necesario: no me gusta “andarme con rodeos”. Proactividad y creatividad: bases fundamentales para conseguir mis objetivos.