Cortesía.

¿Y si ahorramos?

Cuando hablamos de ahorrar inmediatamente pensamos en dinero, pero no solo es hablar de ahorrar dinero, que sin duda es algo que todos desearíamos hacer, también se puede hablar de ahorrar agua, luz, papel etc..

Hoy nos encontramos con niños más conscientes sobre lo que es cuidar el mundo, reciclar, ahorrar etc… Considero que se ha trabajado más en el tema del cuidado del mundo y se ha generado un poco más de conciencia pero todavía no es suficiente.

Las generaciones actuales tienen mucho más información de la que nosotros teníamos entorno al medio ambiente, a lo que un plástico u otro material tarda en deshacerse y cuanto puede afectar; y como eso otras cosas más. Éstas generaciones trabajan mucho en cuestiones de celdas solares, azoteas verdes, cuidado de los animales, etc. Desde pequeños se les hablo del reciclaje y ahorro de agua mucho más que a las generaciones anteriores, por eso es que hoy nos encontramos con fabulosas ideas de cosas orgánicas, cosas mucho más naturales que no dañen el medio ambiente.

Pero aún es necesario que sigamos por ese camino, que sigamos generando en nosotros y en las nuevas generaciones empatía por este mundo que tenemos, por la naturaleza y su cuidado y por generar un mejor futuro.

Los niños son maravillosos maestros para todo esto, son seres muy sensibles y realmente preocupados por esos temas, si tienes niños pequeños en casa aprovecha todo el entusiasmo que tienen para ahorrar, hazlos participes en el cuidado del agua cuando se bañan o se cepillan los dientes, o la luz al apagarla cuando no se esté utilizando o desconectar aparatos.

Si ellos descubren que de esta manera están cooperando con casa, te prometo que se sentirán muy entusiasmados. Contágiate de toda esa energía e incorpora en tú vida pequeñas situaciones que te enseñen a ti y por ende a tú hijo a cuidar este mundo que nos pertenece a todos.

¿Y si ahorramos?

Comentarios

Alicia Rábago

Especialista en orientación familiar, inteligencia emocional y educación. Master en psicología infantil.