Cortesía Marta Zavala

Solteronas sin gatos

Ser soltera después de los 20 ya no es sinónimo de que fracasaste en la vida, sino que poco a poco se ha ido transformando en una imagen de independencia emocional, autosuficiencia y poder, tanto para mujeres como para hombres. (¡Adiós a la tarea de cuidar gatos!).

Y es que si tu mamá te contaba el cuento de que si a cierta edad no te casabas te convertías en solterona, que ibas a cuidar a 100 gatos y serías amargada por el resto de tus días, te digo que científicamente se ha comprobado que no será así, (a menos que tú lo quieras de ese modo, o que ames a los gatos).

La doctora Bella DePaulo, de la Universidad de California, analizó más de 800 investigaciones de los últimos 30 años, y llegó a la conclusión de que los solteros tienen más sentido de la autodeterminación y más posibilidades de desarrollarse continuamente como personas, cosa muy diferente a la versión que se presenta de la señora loca de los gatos, ¿no crees?

Esta científica comenta que hay una creciente popularidad hacia este estilo de vida; sin embargo, las razones por las que se llega a tomar esta decisión aún siguen siendo rechazadas, puestas en entredicho. A menudo los solteros se sienten discriminados y son víctimas de prejuicios que la gente usa contra ellos, y es por eso que aún nos confinan a una casa alejada de la sociedad, cuidando de gatos. No más.

Yo soy soltera por convicción y me rehúso a ser catalogada de cuida gatos y mucho menos de solterona, no sólo porque prefiero a los perros, sino porque para nada me veo amargada y sola por el resto de mis días, porque hago muchas cosas que me hacen feliz, como viajar, conocer personas, trabajar en lo que quiero, pasar el tiempo con mis amigos y mi familia. Porque el decidir este estado no quiere decir que no quiero cambiar de opinión en un futuro, porque aún sobra mucha vida para encontrar al hombre que me complemente, porque no estoy peleada con el amor, y por muchas otras cosas.

Los científicos actualmente estiman los riesgos de invertir toda la vida en una única persona o pareja, y según Bella DePaulo, no hay razones sostenibles para arriesgarse tanto, “llegando a la conclusión de que en la vida las relaciones verdaderas no pueden limitarse al nexo conyugal o a los vínculos entre los padres y los hijos”.

Mientras son peras o son manzanas, espero que haya cada vez menos pensamientos sobre la solterona cuida gatos y más sobre la libertad de elección.

Besos para mí y mi soltería, Karla Gómez.

 

 

 

Comentarios

Karla Gómez

Damita bien, si no especialista al menos bien informada en temas de fashion, lifestyle, beauty and retail, (en inglés porque suena más cool). Gerente de contenidos en Chale Madame y entusiasta aficionada de la publicidad, (en realidad licenciada en Ciencias de la Comunicación).