tacto

El tacto: la mejor medicina mente-cuerpo

“Ahora ya sabemos que el alma es el cuerpo y el cuerpo el alma. Nos dicen que son diferentes porque quieren persuadirnos de que podemos quedarnos con nuestras almas si los dejamos esclavizar nuestros cuerpos”.

George Bernand Shaw

 

El impacto en la salud, bienestar físico y psicológico que tiene el contacto físico es realmente impresionante, cosas tan sencillas que van desde reducir la presión sanguínea y el ritmo cardiaco, hasta aumentar la función inmune y liberar dolor. Sin duda, ser tocado o tocar te vuelve más saludable, sin mencionar más feliz y menos ansioso, y no necesariamente nos referimos al contacto que se están imaginando (pécoros éstos ja ja ja).

Un buen masaje es toda una experiencia, pues atiende a todos los sentidos, desde suaves caricias hasta fuertes manipulaciones, con fragancias aromáticas naturales y música que relaja el cuerpo y la mente.

Por lo que deberíamos dejar de considerar que más que un lujo que algunos deciden darse: es una herramienta de comunicación y contacto. Un solo masaje es capaz de crear fuertes lazos emocionales, conexiones energéticas y vínculos entre los seres que nos permiten sentir unidad, pertenencia y deseo de cooperación (ya sé: happy face)

Resultado de imagen

En tiempos donde abunda el estrés y las preocupaciones por tantas responsabilidades ya sea en el trabajo, escuela, novio(a)s, salud, etc., etc., etc., cada vez le damos menos importancia al contacto físico, pero lo que deberíamos tener muy presente es que necesitamos dedicar tiempo e invertir en nuestra salud para evitar consecuencias contraproducentes.

Desde un apretón de manos, un gran abrazo o masaje, el tacto se está convirtiendo en la mejor medicina mente-cuerpo.  El Touch Research Institute de la Universidad de Miami ha encontrado una estrecha relación entre el toque en forma de masaje y un sin número de beneficios como dormir mejor, menos irritabilidad y más sociabilidad.

La relajación que se alcanza al recibir un masaje, no es sólo una sensación mental: hace que los músculos se relajen, que el ritmo cardíaco baje y la presión sanguínea se reduzca.

Asimismo, los niveles de la hormona del estrés, el cortisol, disminuyen. En ese estado de relajación, tu cuerpo es capaz de reagruparse y recargarse. Lo que resulta en  un sistema inmunológico más fuerte.

El cortisol suprime la respuesta inmune y cualquier cosa que aumente la respuesta de la relajación libera la restauración de la respuesta inmune.

Resultado de imagen para bienestar

Las funciones inmunes en adultos sanos que recibían un masaje suizo de 45 minutos o 45 minutos de contacto ligero. El grupo masajeado presentaba más células de glóbulos blancos (incluyendo células asesinas naturales, que ayudan al cuerpo a combatir virus y otros patógenos) y menos tipos de citosinas inflamatorias asociadas a las enfermedades autoinmunes.

Conseguimos terminar con problemas musculares, como las contracturas, provocados por una mala postura prolongada, un movimiento brusco, un masaje relajante promueve el aumento de la circulación sanguínea en todo el cuerpo y, como consecuencia, se produce un aumento del aporte de oxígeno en los tejidos y los órganos beneficiando nuestra salud en general.

Así que ya sabes, si lo que sientes es que todo va mal y estás de un humor que ni tu perrito te aguanta, un reconfortante masaje es lo que debes tomar, no importa de qué tipo (guiño, guiño y mirada pícara), cualquier contacto piel con piel es exquisito.

Comentarios

Lesly Cid

Seguidora de esto y de lo otro, a veces aquí, a veces allá. Comunicóloga por profesión, filósofa de corazón. Adoradora de atardeceres. PR y escritora de tiempo completo.